¡Basta de tanto abuso! ¡Coño! ¡No más impuestos para enriquecer ladrones!

por Sara Pérez

Para hoy, miércoles 24 de octubre, a la 1 de la tarde, está pautada la presentación, ante el Senado de la República, del proyecto final de reforma fiscal, que el Presidente de dudosa legitimidad, Danilo Medina y su equipo de depredación económica, pretenden imponerle dictatorialmente al país, a pesar del amplio repudio que la propuesta ha generado.

¿En qué consisten las modificaciones que presuntamente se han hecho al proyecto inicial? Nadie, excepto el Presidente, los funcionarios involucrados y algunos elegidos, lo sabe oficialmente. Los restantes nos enteraremos cuando el Senado -un grupo de delincuentes, varios con condenas definitivas en los tribunales- que no nos representa y que no supone ningún contrapunto de equilibrio ante los asaltos y  atropellos orquestados por el Poder Ejecutivo, reciba la propuesta que nos lesiona y ante la que nadie va a defendernos y menos los ladrones del Congreso, que también necesitan que paguemos más impuestos, para que ellos sigan su ostentoso tren de vida y pagando favores políticos con cuartos de nosotros.

Estos tígueres han agotado las arcas nacionales, robando a dos manos y con todo el descalabre, no solo pretenden que aquí no ha pasado nada, sino aspiran a que todo quede impune y a continuar en lo mismo.

El hoyo que hizo Leonel y el resto de su pandilla supera los 187 mil millones, pero a la hora de resolverlo, a Danilo no se le ocurre tapar las troneras que ellos tienen, sino mantenerlas y ampliarlas, con el dinero de nosotros.

¿Qué recibimos a cambio de los impuestos? Que nos apisone una casta hinchada y desenfrenada de funcionarios tutumpotes, convertidos en una plaga repugnante, que asfixia al país

Sí, yo si soy partidaria de pagar impuestos justos que se administren con prudencia, a cambio de los que la sociedad reciba los servicios que competen al gobierno. Pero es una falta contra el país y un agravio a nosotros mismos, tolerar en silencio el despojo y los abusos a que nos someten con absoluto desparpajo.

¿Qué recibimos a cambio de los impuestos? Que nos apisone una casta hinchada y desenfrenada de funcionarios tutumpotes, convertidos en una plaga repugnante, que asfixia al país.

Quieren obligarnos a pagar más impuestos para que ellos puedan mantener su tollo y su desorden y sus insultantes excesos y prolongar situaciones como las reveladas en cada una de las muchísimas auditorías ordenadas por la Cámara de Cuentas y que  Licelott Marte tiene guardadas en el buche, sin que sirvan para nada, porque no corrigen los desmadres que ponen en evidencia.

Solo en lo que va de este año, el gobierno ha gastado  22 mil, 688 millones en propaganda, pagos injustificados de sobresueldos y otros gastos superfluos, para retribuir adherencias políticas, a costa del bienestar del país. Leonel tuvo que salir a comprarle los votos Danilo, uno a uno, con los fondos del presupuesto nacional.

Uno de los sucesivos desfalcos en la CDEEE, específicamente el perpetrado bajo la administración de Radhamés Segura, está detallado en la auditoría ordenada por Celso Marranzini (habrá que ver lo que muestre cualquier auditoría aplicada a este último período) y que, según los reportes de prensa, evidenció unas diferencias en el cuadre de cuentas, ascendentes a 51 mil, millones de pesos.

En esa auditoría se explica, entre múltiples irregularidades, que el gobierno habría pagado varios miles de millones de pesos, por encima de lo registrado como deuda, a empresas como Edenorte, Generadora Hidroeléctrica dominicana y otras. ¿Qué ha hecho Danilo para ir a recuperar los millones desfalcados en la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas? No ha hecho ni mierda.

Según prueba una de las auditorías de la Cámara de Cuentas, el potentado Félix Bautista, usó miles de millones de pesos, sin ningún control, en la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado, (OISOE), al frente de la que estuvo desde el 2004 hasta el 2010.

Solo de enero a diciembre del 2008, hay una diferencia de 279 millones, 955 mil, 85 pesos en la conciliación de cuentas corrientes de esa dependencia estatal, que funcionaba sin cubicaciones y sin registrar formalmente los ingresos, entre otras indelicadezas que les eran típicas.

¿Ha corregido Danilo las irregularidades registradas en esa institución? ¿Ha salido a buscar cualquier docena de miles de millones que se haya extraviado en un lugar con tan poca vigilancia y sin ningún freno? No, Danilo no ha hecho nada.

Solo con la auditoría de Bienes Nacionales se puede hacer un manual de las  mil y una formas que se puede robar a un país, empezando con las botellas, la graciosa compra de vehículos de lujo que se distribuyen en manos privadas, las nóminas múltiples y montones de irregularidades.

La auditoría de esa dependencia reveló que mensualmente ahí se gastan 160 millones de pesos,  en  salarios de empleados que los auditores clasificaron “sin funciones”. Eso no incluye los salarios de empleados con oficio asignado -aunque no necesariamente cumplido-.

Sin contar el salario, ni otros beneficios colaterales, a Elías Wessin Chávez hay que darle todos los meses 209 mil pesos para su dieta, combustible, etc., y con el nepotismo que prima allí, la institución completa funciona como la heredad de una sucesión familiar.

Wessin Chávez incorporó a la nómina pública a un hermano, a la esposa y a varios de los dirigentes del partiducho que preside, aparte de que cada botella de las nombradas por él, también tiene añadida su propia comparsa familiar, incorporada a la nómina de la institución.

Ahí hay 16 sub-administradores sin funciones, (y tres más con funciones asignadas) a cada uno de los cuales hay que pagarle 60 mil pesos de salario, más 30 mil en dietas, “gastos de representación” etc., con lo que se les retribuye por su subordinación política.

La auditoría hecha a la gestión de Leonardo Matos Berrido, en el 2006, cuando este estuvo al frente del Banco Nacional de Fomento de la Vivienda, encontró irregularidades que iban desde la sobrevaluación de obras, hasta préstamos ilegales y que nos costaron más de 100 millones de pesos.

Y esos son algunos ejemplos del desorden, la inoperancia y la corrupción con que se conduce el país y de las agresiones permanentes que se ejecutan desde el Palacio Nacional y en las dependencias del gobierno.

¿Y el ministerio de Relaciones exteriores, que llora ante la presencia de Dios? ¿Y el continuo desfalco en las compras de las Fuerzas Armadas y la Policía? Y los robos y el botellerío en Salud Pública, Educación, Cultura, Obras Públicas, La Lotería, Inespre?

Todas las instituciones públicas caben en ese patrón y están todas quebradas, mientras sus funcionarios nadan en la abundancia y de remendar los fundillos gastados de sus pantalones, se convierten en magnates exprimiendo al país.

¿Qué ha hecho Danilo Medina para tapar esas chorrera? Nada. El otro día pegó un parchecito con la cancelación, justificadísima, de Ivanhoe -timbales- Cortiñas, pero eso es solo un pequeño malabarismo circense. Lo que tendría significado verdadero y un impacto real, sería la revisión y corrección inmediata del sistema completo de pensiones, institucionalizando los procesos, eliminando los excesos y enderezando las injusticias.

Sí, Danilo acaba de llegar, pero si la prisa que él tiene buscando cuartos que no son suyos, la empleara en cerrar los chorros que se tragan sus camaradas de partido y en recuperar los bienes públicos que se han evaporado entre los bolsillos de sus colegas, tal vez se controle más rápido la emergencia que lo tiene boqueando y se organice un poco la mierda de gobierno que él preside.

El otro día, alguien trajo a colación unos versos del Himno Nacional que me parecen muy apropiados en estas circunstancias. No sé qué parte de los dominicanos los tendrá presentes, pero son los que dicen:

“…Ningún pueblo ser libre merece/ si es esclavo indolente y servil”.

¡Basta de tanto abuso!  ¡Coño!

Fuente: acento.com.do

Leave a Comment