Boston y Dodgers tienen listo un mega cambio

A-Gon y Dodgers: ¡Matrimonio perfecto!
Por Enrique Rojas/ESPNBoston.com

Adrián González sería un gran atractivo para la cantidad de público mexicano que sigue a los Dodgers.
AP Photo/Seth Wenig

Los Medias Rojas de Boston y los Dodgers de Los Angeles se pusieron de acuerdo el viernes para realizar un mega cambio que enviará de regreso a California al inicialista mexicano Adrián González. Solamente restan algunos detalles burocráticos para completar un movimiento que marcará el futuro inmediato de ambas organizaciones.

 Gordon Edes, de ESPNBoston.com, reportó que junto a González partirán a Los Angeles el lanzador Josh Beckett y el jardinero izquierdo Carl Crawford (recién operado del codo) y el utility Nick Punto. Boston recibirá al lanzador dominicano Ruby De la rosa, quien acaba de completar un proceso de rehabilitación de una operación del codo, el inicialista James Loney, el jardinero Jerry Sands, el utility Iván De Jesús hijo y el lanzador prospecto Jerry Webster.

 Mientras Los Angeles busca completar el ajedrez para ir tras el gran premio, Boston limpia la casa para cambiar de dirección y de paso, exorcisar cualquier demonio que haya dejado alojado en Fenway Park el antiguo gerente general Theo Epstein.

 Básicamente, los Dodgers debieron cargar con un cuarto de billón de dólares en salarios para completar una de las adquisiciones más importantes en la historia reciente de la franquicia: Adrián González, el jugador que podría ayudar el club a regresar a la tierra prometida de la Serie Mundial, pero más importante aún, que devolverá a Dodger Stadium a miles de aficionados mexicanos.

“El Titán” no solamente es uno de los mejores jugadores de la actualidad, en el mejor momento de su carrera, sino alguien que encaja perfectamente para jugar de ídolo local. Como todos saben, González nació en la vecina San Diego, pero es hijo de mexicanos y se considera asimismo un mexicano “de pura cepa”.

La enorme población mexicana de Los Angeles añoró por años un jugador como González vestido de azul y blanco, alguien con el “pedigrí” del legendario lanzador sonorense Fernando Valenzuela, quien brilló intensamente en la ciudad entre 1981 y 1990.

González, de 30 años, es precisamente ese jugador. El inicialista batea .301 con 15 jonrones, 37 dobles y 85 carreras impulsadas en el 2012 y .294 con 210 cuadrangulares, 727 impulsadas y tres Guantes de Oro en nueve temporadas con Texas, San Diego y Boston. Con los Medias Rojas bateó .321 con 42 jonrones, 82 dobles y 203 impulsadas en 282 partidos.

González, cuyo contrato de siete años y $154 millones de dólares se extenderá hasta la temporada del 2018, no se sentía a gusto en Boston. El calmado hombre del oeste nunca se acostumbró al estillo de cobertura que recibieron él y los Medias Rojas en los últimos dos años, que desafortunadamente estuvieron cargados de fracasos y escándalos, dentro y fuera del terreno.

“En Boston siempre hay una novela, aquí nunca hablan de béisbol, siempre es lo mismo”, dijo González a ESPNdeportesLosAngeles.com el jueves en Fenway Park.

“Es una de las razones por las que casi no hablo con la prensa aquí. Pocas veces me preguntan de béisbol. La mayoría de las veces es sobre chismes, rumores, tramas, en fin, una telenovela”, agregó.

“Cuando me hablan de béisbol, estoy disponible. Pero eso no ocurre frecuentemente”, dijo González antes del partido contra los Angelinos de Los Angeles.

En el aspecto competitivo, González da a los Dodgers otro bate en el medio del lineup para formar con los jardineros Matt Kemp y Andre Ethier y el torpedero dominicano Hanley Ramírez una cuarteta temible para los lanzadores rivales.

Beckett no es el mismo de antes, pero recuerden que ahora lanzará en la menos ofensiva Liga Nacional y probablemente con una mejor actitud a la que exhibió en los últimos tres años en Boston.

Punto es un relleno para jugar ocasionalmente y Crawford no estará listo para jugar hasta después de abril del 2013. En fin, los Dodgers pagaron un alto, pero necesario, precio por una pieza súper especial que encaja perfectamente en Chavez Ravine, donde buscan desesperadamente revivir los días de valenzuela y, sobretodo, regresar una Serie Mundial que ha evadido la zona desde 1988.

Desde el punto de vista de Boston, además de que salieron de contratos difíciles como los de Crawford y Beckett, obtuvieron a De la Rosa, quien si cumple los vaticinios podría ser el próximo Pedro Martínez de las ligas mayores.

Leave a Comment