Con $337 millones planea vivir una vida normal.

Donald Lawson tiene la intención de hacer las mismas cosas que hace un típico ganador de lotería: Retirarse, cuidar de su familia, viajar, conseguir un nuevo lugar para vivir.

Pero este hombre de Michigan, de 44 años insiste en que su premio de 337 millones de dólares ganados en la lotería -el tercer premio mayor en la historia de la Powerball y el séptimo más grande en la historia de EE.UU.- no lo cambiará.

“Yo soy un millonario ahora, pero todavía voy a McDonalds”, dijo Lawson a periodistas el viernes en la sede de la Lotería de Michigan en Lansing, donde se acercó a reclamar el premio de Agosto 15. “No me gusta el “filet mignon” o la langosta. Me gusta la vida simple, y eso es lo que quiero seguir haciendo”.

Lawson, de Lapeer fue el único ganador del premio del 15 de agosto. Él escogió la opción del dinero en efectivo en una sola entrega, lo que le da $ 224,6 millones antes de impuestos.

Lawson dijo que renunció a su trabajo ingeniero del ferrocarril después de enterarse que había ganado y que eligió los números ganadores -6, 27, 46, 51, 56 con una powerball de 21- en una gasolinera Sunoco en Lapeer.

“Entré a la estación …, y por lo general no hay nadie allí, pero había una línea larga, pero algo desde arriba -tengo que darle crédito a eso- me dijo que fuera allí y escogiera mi propios números”, dijo Lawson.

Lawson dijo que sus dos hijos se alistan para ir a la universidad, y les dijo a sus parientes cercanos que planea jubilarse.

Dijo que planea viajar mucho, pero por ahora va a “ir a algún lugar seguro y pensar (qué hacer) y partir de ahí”.

“Este dinero no va a durar para siempre a menos que yo lo use correctamente y haga un buen presupuesto. “No es mucho 337 millones”, bromeó y aprovechó para reírse antes de abordar el tema de los impuestos. “Todos piensan que es una cantidad tremenda, pero estoy un poco enojado con el Tío Sam…sabes”. {Cnn}

Leave a Comment