Dominicano Félix Sánchez protagoniza imagen emotiva del día

Otro años después de Atenas, el dominicano regresa a la luz y al oro, Dominó con 47.63, mejor crono mundial de la temporada ’Cuando llovió, sentí a mi abuela llorando’, dijo tras su victoria.

El atleta dominicano se impuso en la final de los 400 metros valla y tras cruzar la meta, sacó una foto de su abuela fallecida y se puso a llorar en plena pista, siendo la imagen del día.

‘Súper Félix’ viaja en el tiempo.

Fue como en Atenas ocho años antes. Y como en sus mejores noches. Con ese dominio incontestable en la pista. ‘Súper Félix’ Sánchez, 34 años, volvió en el momento justo después de un tiempo a la sombra. El dominicano logró en Londres 2012 su segundo título olímpico de los 400 metros vallas, tras el de Atenas 2004.

Félix Sánchez cruzó la línea de meta, imperial, y rindió tributo a una fotografía. En ella aparecía él junto a su abuela, Lilian, fallecida durante los Juegos de Pekín. “Solo quería que se sintiera orgullosa de mí, por eso llevo su nombre en mis zapatillas. El día que murió yo estaba en Pekín y me rompió el corazón, ésa es la razón la que corro con su foto cerca del corazón. Cuando llovió, sentí que era mi abuela llorando”, explicó después.

Postrado ante ella en el tartán permaneció Félix antes de saborear la gloria olímpica de nuevo. Cuando pocos lo esperaban, regresó aquel que dominó la prueba con tremenda autoridad y al que las lesiones lastraron durante unos años, para volver a ser el más grande y ganar con un tiempo de 47.63, mejor crono mundial de la temporada.

El atleta nacido en Estados Unidos heredó el trono del norteamericano Angelo Taylor, quinto en la capital británica. Félix Sánchez, que corrió por la calle siete, tuvo una buena puesta a punto, se mantuvo en la cabeza de la prueba hasta que en la última recta remató poderoso para superar a Javier Culson, quien pagó caro el esfuerzo previo y acabó por caer hasta el bronce con 48.10 ante la progresión del estadounidense Michael Tinsley (47.91).

‘Súper Félix’, campeón mundial en Edmonton’01 y París’03, y plata en Osaka’07, supo mantenerse firme en los momentos más difíciles, en los que las lesiones le impedían ser él mismo, se repuso una y otra vez y lo confirmó en una noche mágica. “Mi país me esperaba en los Mundiales de 2001 y 2003. Pero nadie imaginaba esto”, explicó. “Mucha gente pedía que me retirase, pero no les hice caso”, retó.

Con esta victoria emula el éxito del propio Taylor, que también ganó dos títulos olímpicos con ocho años de diferencia, en su caso en Sydney’00 y Pekín’08.

Dai Greene, actual campeón mundial y uno de los grandes ídolos del atletismo británico del momento, se tuvo que conformar con la cuarta plaza (48.24).

Javier Culson salió con mal sabor de boca porque se sabía gran favorito a la victoria pero con una medalla de un valor incalculable que se convierte la primera para Puerto Rico en este deporte. Historia.

El puertorriqueño quería escribir una página si cabe más brillante después de dos platas mundialistas y hoy se vio con la posibilidad de hacerlo, pero el poderío de Sánchez y la progresión de Tinsley se lo impidió.

HAZ CLIC PARA VER VIDEO

Fuente: www.elmundo.es

1 Comment

    Leave a Comment