E. T. vuelve dando cera.

Cinco Museos de Madame Tussauds (Londres, Berlín, Ámsterdam, Sydney y Hollywood) han inaugurado hoy figuras de cera del mítico extraterrestre E. T. que se ha convertido en uno de los iconos más célebres del celuloide. Las figuras se han confeccionado con motivo del 30ª aniversario del clásico filme de Steven Spielberg, E.T. EL Extraterrestre.

Los invitados han podido ponerse en el lugar de Elliott en la escena en la que él y E.T. surcan los cielos en una BMX con la luna llena de fondo, un momento que reciente fue votado por los fans de Universal Pictures como la escena más memorable de la historia del cine. Todas las figuras fueron creadas con todo detalle por los artistas más famosos de Tussauds en Londres.

“Estamos encantados de dar la bienvenida al museo a uno de los personajes cinematográficos más grandes de todos los tiempos. Estamos absolutamente seguros de que a nuestros visitantes les va a encantar poder ser protagonistas de una de las películas más célebres de la historia del cine”, ha dicho Nicky Marsh, director de márketing mundial de Madame Tussauds.

Los invitados han podido ponerse en el lugar de Elliott en la escena en la que él y E.T. surcan los cielos en una BMX
Eddie Cunningham, presidente de Universal Pictures ha comentado: “E.T. es uno de los personajes más icónicos y amados de Universal, y en nuestro centenario es ciertamente apropiado que Madame Tussauds lo devuelva a la vida en su espectáculo mundial. La experiencia interactiva de Madame Tussauds junto con el lanzamiento de la película por primera vez en Blu-ray traen de nuevo entre nosotros a este inolvidable personaje.”

La figura se esculpió primeramente en arcilla y después fue moldeada en cera. Un equipo de expertos pintores usó entonces pintura al óleo para recrear a la perfección la complexión única de E.T. Todo el proceso duró más de dos meses y costó unas 50.000 libras. En 1982, E.T. El Extraterrestre se convirtió en el éxito más sonado del año, llegando a ser el número uno mundial de taquilla.

Fuente: cultura.elpais.com

Leave a Comment