El inicio de clases: ¡Cuidados con la Salud!

“La juventud no debe solo asimilar los frutos de la cultura de sus padres, sino que debe elevar la cultura a nuevas cimas, a las que no llegan las gentes de las anteriores generaciones ”Konstantin Stanilavski

¡El inicio de las clases representa siempre un reto interesante! No solo para los padres, profesores, y alumnos, sino también a los que nos dedicamos al cuidado de la salud.
Cientos de niños, inician por primera vez su encuentro en nuevo mundo de la vida, la educación académica. Pero también es la repetición de las mismas esperanzas, el stress, y el sometimiento a disciplina de estudiantes que ya han tenido la experiencia. Muchos pasan de la niñez a la adolescencia, y de esta a la adultez.

En las niñas se dan cambios importantes en su anatomía. En sus funciones tanto biológicas como hormonales. Pasando de una etapa de la inmadurez orgánica a su primera menstruación. Principios higiénicos más estrictos. Cuidados éticos y morales más vigilados. El varón experimenta también transformación en su estructura esquelética, muscular. Cambios de voz. Sus órganos sexuales se transforman, surgen olores y sudores propios de la edad.

Los padres que llevan a sus hijos por primera vez a la escuela, colegio, sienten ese “desprendimiento” entre el hogar y su cuidado fraterno. ¡Se sienten contentos, y al mismo tiempo tristes! Esa misma sensación siente el vástago, cuando es dejado a merced de sus profesores y sus nuevos amigos. Surgen complejos que no se notaban o por lo menos no se resaltaban en el hogar al vestir, al hablar al caminar y ahora hay que agregar el medio de transporte, el celular y hasta la computadora de moda.

Estos cuidados psíquicos, de los que los padres no estamos preparados, se suman los cuidados de salud y contagios a los que nuestros hijos se pueden ver sometidos.

¿Vacunó o no a su hijo? ¿Tuvo su hijo profilaxis odontológica? ¿Sabe el tipo de sangre de su hijo? ¿Dió a conocer a la escuela y profesores de cualquier patología que padece el niño en la actualidad? ¿Tenemos en cuenta el transporte que utiliza? Si el estudiante se desplaza a pie, ¿el tiempo de ida, llegada y con quien se hace acompañar?

A nuestras estudiantes, educarlas con relación a su vestuario, su higiene, comportamiento y relaciones con extraños y conocidos, y ofrecerles orientaciones acerca de su feminidad y su riesgo de un embarazo en la adolescencia.

Vigilar el cambio de temperamento, comportamiento y actitud tanto de los varones como las hembras y sus interrelaciones con sus amig@s.

Al estar amenazados de enfermedades como el cólera, educar a nuestros hijos a que no ingieran agua, que no sea de buena calidad, evitar tocar sustancias que no conozcan y vigilar cualquier indicio de vicio que les ofrezcan o puedan consumir.

Las escuelas, liceos y colegios, tienen la responsabilidad de tener una adecuada eliminación de excretas. Agua potable. Buena iluminación y ventilación. Servicio de agua y jabón, para el lavado de las manos.

Estas instituciones académicas tienen que conocer ¿dónde y cómo? se preparan las meriendas que puedan ingerir los estudiantes. Tomar en cuenta el tipo de pintura que se ha utilizado en las paredes de las aulas si tienen o no plomos. Poseer un equipo de primeros auxilios. Buena comunicación. En caso de emergencia, saber que transporte rápido se puede utilizar, así como señalizar  las salidas de emergencias.         Tener extintores adecuados y lo más cercanos posible a donde se imparte docencia. Tener un registro adecuado, del nombre, padre, madre o tutor así como dirección y como localizarlo en caso que lo amerite. Y tener a mano los números de teléfonos de la policía, bomberos y centro clínicos. Estas recomendaciones harán que los padres, estudiantes y profesores se sientan con más seguridad

(lainformacion.com.do)

Leave a Comment