Ex jefe de prensa de Leonel destaca “supuesto potencial” de San José de las Matas

El potencial de SAJOMA

por Rafael Núñez

San José de las Matas (SAJOMA, siglas de su nombre) Su historia es tan rica como su potencial de riqueza.

En las cruentas y múltiples luchas que sostuvo España con Inglaterra, Holanda y Francia por mantener el control de los territorios conquistados en América y de quienes allí vivían, el 22 de febrero de 1602, la corona española nombró como capitán general y presidente de la Real Audiencia de la isla Española al ciudadano Antonio Osorio.

Un año después, el personaje iba a poner en práctica una Cédula Real (orden expedida por el Rey) del 6 de agosto de 1603 en la que se le instruía a Osorio despoblar la parte Noroeste de la isla, como resultado de la incapacidad española de controlar esas zonas y mantener el monopolio comercial que sostenían sus habitantes con piratas y comerciantes de países enemigos, al tiempo que impedía que Sevilla recibiera más impuestos.

Esas y otras causas obligaron al Rey Felipe ll a realizar uno de los hechos más trascendentales y funestos para nuestra historia: Las devastaciones o despoblaciones de Osorio.

En aquel acarreo de gente con sus crianzas de animales y pertenencias, desde Montecristi, Puerto Plata, Bayajá y la Yaguana para reubicarlos en la parte noreste de Santo Domingo, fueron muchos los que se quedaron en el camino, obligados por las dificultades propias de esa mudanza inesperada y forzosa.

Cuando los pobladores de Montecristi y Puerto Plata avanzaban hacia lo que es hoy Monte Plata (denominado así por la fusión de los nombres de aquellas provincias desalojadas), resulta que una parte de ellos se quedó en unos hatos a orillas de los ríos Amina e Inoa, poblado al que denominaron San José de las Matas.

El traslado a otro lugar, en el camino a Santiago, se realizó en 1810 debido a las permanentes amenazas de inundaciones de los referidos ríos. Convertida en común del Distrito del Cibao con el nombre de Las Matas de la Sierra en 1822, San José de las Matas (SAJOMA, siglas de su nombre) recobra su nombre en 1845, en virtud de la Ley 40, con categoría de común de Santiago.

Su historia es tan rica como su potencial de riqueza. Es el municipio más grande de la geografía dominicana con 1,505.9 kilómetros cuadrados, de los cuales una buena parte constituye una reserva forestal y potencial turístico, que está siendo estudiado para su posterior explotación mediante un Programa de Gestión con la cooperación de la República Federal Alemana y la ejecución del Cabildo, el Plan Sierra y otras entidades.

Horacio Vásquez, Rafael Trujillo Molina, Manolo Tavárez y Joaquín Balaguer pusieron sus ojos en este hermoso municipio serrano. Los dos primeros fijaron residencia en la cúspide de los casi 500 pies sobre el nivel del mar de esta ciudad, con el fin de aprovechar el agradable clima, que al decir de las murmuraciones sirvió para airear los pulmones de estos dos caudillos, con síntomas de tuberculosis ambos.

Se sabe que Trujillo no solo edificó una casa que convirtió en sede de la Presidencia, sino que esta morada sirvió de recepción a los invitados a la boda entre su hija Flor de Oro (bien fea por cierto) y el Play Boy, Porfirio Rubirosa, ceremonia de la que se guardan fotos e invitaciones originales en el bar del hotel La Mansión, donde estuvo aquella casa de Trujillo.

El tercero de los políticos, Manuel Aurelio Tavárez Justo (Manolo), en 1963, también tuvo pendiente aquel municipio cuando dijo en una concentración en la puerta de El Conde:

“Oíganlo señores de la reacción, si imposibilitan la lucha pacífica del pueblo, el 14 de Junio sabe muy bien dónde están las escarpadas montañas de Quisqueya; y a ellas iremos. a ellas iremos”.

En noviembre de 1963, dos meses después del golpe de Estado a Juan Bosch, el movimiento de izquierda que lideraba, formaba seis frentes guerrilleros, uno de los cuales se estableció en las escarpadas montañas del municipio de San José de las Matas, a la cabeza del cual estaba Manolo.

Joaquín Balaguer, el cuarto de los políticos que puso sus ojos en SAJOMA, ordenó construir el hotel La Mansión y alrededor de éste un complejo de villas, cubiertas por frondosos pinos, que al decir de algunos fue una respuesta suya porque otro proyecto similar en Jarabacoa no le fue construido con las características que pidió.

Orgullosos de su historia, los casi 60 mil habitantes que pueblan aquel basto territorio, el 15 por ciento de los cuales viven en la zona urbana, y mas de 49 mil personas en la rural, ve cómo avanza un programa de modernización y desarrollo sustentable, que lidera la sindicatura local, al frente de la cual se encuentra el ingeniero Jorge Luis Bisonó.

Apenas a 41 kilómetros distante de Santiago, los munícipes de SAJOMA encontraron fórmulas para la gestión de los desecho sólidos, que mediante un programa liderado por el Ayuntamiento Municipal, ejecutado a partir del año 2010, con la colaboración del Ministerio de Medio Ambiente, el Plan Sierra, la Cooperativa San José, Salud Pública y el Distrito Educativo 08, esa ciudad luce limpia, en orden y sus calles asfaltadas.

Mediante un programa de educación continuada, los pobladores de San José de las Matas acompañaron al cabildo en su esfuerzo de higienizar la ciudad y aprender sobre el manejo de residuos en orgánicos e inorgánicos.

Para conocer esa experiencia, visité hogares donde se aplica el Plan de Manejo de Residuos. Los orgánicos, en el patio de las casas, son convertidos en abono que utilizan para la siembra de frutos y hortalizas, mientras algunos inorgánicos se derivan en dinero, al ser vendidos a una empresa de plástico, en tanto otros residuos son transformados en artículos ornamentales de la casa, en los que trabajan brigadas de mujeres.

Atendiendo a la gran riqueza natural de SAJOMA, la Alcaldía ha organizados a grupos de voluntarios en una Red de Promotores Ambientales, que tienen la encomienda de usar las herramientas para el monitoreo de la calidad del agua, con resultados tangibles en relación a la calidad de los ríos.

La limpieza, la conciencia ciudadana para participar en el desarrollo de su ciudad, los programas medioambientales, el levantamiento participativo del potencial eco turístico, que incluye un tour dirigido al Pico Duarte y cuatro excelentes balnearios, hacen de este municipio el mejor lugar para encontrarse con la historia y con la esperanza, que no es una utopía de que nuestras ciudades sean más habitables. SAJOMA transita ese camino.

Fuente: Diario Libre

Leave a Comment