“La columna de Edwin Paniagua: Un horror de impresión.

Edwin Paniagua

En estos momentos, el gobierno se aboca a una reforma fiscal.  Muchos sectores se han pronunciado al respecto: la mayoría en contra.  Hasta el humor tuvo su participación puesto que se planteó gravar el gofio, la longaniza, el bofe, las piltrafas, la tripita y la cocaleca, entre otros.  Gracias a Dios, que luego se identificó que se trataba de un error de impresión.
La Alianza Dominicana contra la Corrupción ha requerido al Ministerio Público que investigue a varios funcionarios en torno al destino final del dinero recaudado, que ha arrojado la tenebrosa cifra de un déficit que ronda los 200 mil millones de pesos.  Oremos.

El Comité Económico Social (CES) ha solicitado al presidente Danilo Medina un informe sobre el gasto del último lustro.  Por otro lado, circuló un informe atribuido al Índice Global del Hambre en el que República Dominicana ocupa el CUARTO LUGAR entre los países con más HAMBRE en América Latina, superado por Haití, Guatemala y Bolivia. Paciencia, que al ritmo que vamos obtendremos la medalla de oro.

En medio de esta caótica y exasperante situación, reaparece el expresidente Fernández. Se defiende entonando una canción clásica, cual bolero de Agustín Lara: “La culpa es de Hipólito, 2003”. Claro está, el exmandatario peledeísta siempre se reinventa y ahora añadió: “La economía se está expandiendo y la clase media está creciendo”.  Tiene toda la razón.  La clase media está creciendo porque la clase alta está bajando.

El diario electrónico acento.com reseña un informe del economista Jochi Vicente, a petición del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP).  En el citado documento se manejan diferentes datos, todos dignos de análisis:

* El gasto de interés como porciento del gasto total en el 2011, fue de 13.6 % solo superado por Grecia (13.9%).

* Cerca del 70% del gasto público se destinó a renglones que no inciden en la mejoría directa de la competitividad del país (subsidios, nómina, pago intereses de la deuda). Cabe destacar que, recientemente, el Ministro de Economía reveló que los empleos formales rondaban los dos millones.  Más de 600,000 son del gobierno.  Canta Raphael de España: ¡Maravilloso, corazón, maravilloso!

* Para el año 2012, el déficit estimado por el FMI era de 12 mil millones y se incrementó hasta la tétrica suma de más de 150 mil millones de pesos (sin incluir el déficit del Banco Central).

* En el 2003, resume el estudioso, pese a la crisis financiera por el fraude bancario el país no solo no registró déficit, sino un superávit de casi 6 mil millones de pesos; los dos años siguientes fue un déficit acumulado de casi diez mil millones, pero en el 2007 hubo otra vez un superávit, en esta ocasión, de cerca de 3 mil millones.

De modo, mi estimado Leo, que si bien es cierto que en el proyecto de reforma fiscal hubo un error de impresión, lo suyo, con el déficit fiscal es un horror de impresión. La reforma debe comenzar por establecer responsabilidades.

Por Edwin Paniagua/lainformacion.com.do

Leave a Comment