LA COLUMNA DE MIGUEL GUERRERO

¡Que paguen los responsables!

Por Miguel Guerrero

 El déficit fiscal admitido por el gobierno es casi cuatro veces superior al hoyo del Baninter. Hablamos de un faltante de más de 150 mil millones de pesos, con posibilidades de alcanzar los 200 mil millones al concluir el año. Si aquél caso costó cinco parches tributarios y un millón de nuevos pobres, la dimensión de este nuevo descalabro fiscal, el más grande jamás sufrido, no permite cálculos inmediatos acerca de sus efectos desastrosos en la economía porque es tan inmenso que no consiente predicciones.

La diferencia entre un hoyo y otro es que mientras el primero fue el resultado de un colosal fraude bancario, que el presidente Fernández y sus ministros intentaron atribuir a una mala conducción de la economía por el gobierno de entonces del Partido Revolucionario Dominicano, el admitido ahora es el fruto de un uso inmoral e ilegal de los recursos públicos por parte de una administración que estuvo hipnotizando al país con la ilusión de una economía blindada y una estabilidad a toda prueba. Resulta que esa estabilidad macroeconómica, de la que todavía se vanagloria el gobierno, es una grosera mentira; una burbuja a punto de desmoronarse.

Si el hoyo del Baninter dio lugar a un juicio y a una sentencia de cárcel a los responsables, lo menos que podría esperarse es que esta quiebra también fraudulenta y deliberada de la economía sea castigada y se enjuicie a los responsables, porque la situación a la que hemos llegado es el fruto de consistentes prácticas violatorias de las normas establecidas para el uso del patrimonio público. No se puede obligar al pueblo a pagar en cuatro años con nuevos impuestos, el costo del despilfarro sin que los causantes reciban el justo castigo por sus faltas.

Ni es razonable otra dolorosa reforma mientras funcionarios, congresistas y “amigos” del poder, continúan en disfrute de barrilitos, nominillas y otros irritantes privilegios.

 Fuente: El Caribe

Leave a Comment