LA MEDICINA EN SAN JOSE DE LAS MATAS

San José de las Matas fue desde tiempos remotos una especie de hospital natural, ya que a este pueblo llegaban personas de distintos puntos del país a buscar su anhelada salud, pues el aire puro y la tranquilidad presente eran propicios para ello. Los enfermos que más acudían a esta búsqueda eran los tuberculosos.

En esos tiempos empezaron a tener trascendencia las comadronas o parteras, las cuales ofrecían sus servicios en todas las comunidades de esta zona. Entre las más notables figuran Madala García, Rómula Durán (Romita), Emilia Rodríguez, Rosa López, Mocha Rodríguez (nieta de Ulises Heureaux –Lilis-), Mercedes Fernández de Santelises, Lina Rodríguez y Candelaria Balbuena (Cayaya).

Durán, de cañada del Caimito, tenia la particularidad de ser la madrina de bautizo de todo bebé que traía al mundo y aveces figuraba como mamá de los mismos, cosas que ha causado muchos problemas, sobre todo en la oficina parroquial, donde se ha detectado este caso. Además era curandera, pues preparaba sustancias que ofrecía a los ´´pacientes´´ que a ella acudían.
En estos últimos tiempos se recuerda a Beatriz Fernández, que de todas las comadronas existentes era la única que tenía conocimiento clínico. También amadrino muchas criaturas.
Al producirse la primera intervención militar norteamericana en 1916 venían a este pueblo algunos paramédicos que ofrecían servicios a la población, especialmente el tratamiento de las enfermedades bronco pulmonares, gastrointestinales e infectocontagiosas.

José Octavio Goris (Tavito), hijo de este pueblo, se alistó en la Guardia Nacional en esa época, mostrando excelentes actitudes, lo que llamó la atención de los oficiales norteamericanos. Lo asignaron como miembro del Cuerpo Médico de la institución donde aprendió nociones elementales de bioanálisis. Luego profundizó en la medicina aprendiendo fisiología, cirugía y fundamentos de gineco-obstetricia, siendo en esta última donde cobró fama, pues él era quien le hacía los partos a todas las mujeres de los militares de su compañía.

Tavito atendió al Brigadier Rafael Trujillo Molina en varias ocasiones, estableciendo una amistad con él. Cuando Trujillo asume el Poder le concede el exequatur para ejercer la medicina en todo el país. Años más tardes esta licencia le fue cancelada al circular la noticia que Tavito era antitrujillista.
Durante la epidemia de influenza de 1919 los paramédicos presentes se mostraron incompetentes este mal. La mortandad fue tal que todos los patios de las casas se convirtieron en cementerios particulares, pues morían hasta cuatro miembros de una familia en un día.
El Presidente Horacio Vásquez fue una de las muchas personas que visitaban este pueblo a buscar la salud perdida y muchos miembros de su gabinete hacían lo mismo, Virgilio Martínez Reyna, por ejemplo.

El primer médico con título que llegó a Las Matas fue el Dr. Ricardo Montoya, de nacionalidad venezolana, a principios de la década del 20. Fue asesinado el 18 de mayo de 1930.
Francisco Debord, médico práctico, fue la primera persona matera que tuvo autorización para ejercer la medicina en Las Matas, ya que por decreto del Presidente Vásquez se le concedió el exequátur.
El Dr. Manuel Sánchez Acosta, prestigioso médico y compositor, vino a este pueblo a finales de la década del 30. Fue el primer médico que trabajó con los inspectores de Sanidad.
En 1941 llega a este pueblo el Dr. Rafael Morillo Burgos, natural de Santiago de los Caballeros, graduado en la Universidad de Santo Domingo (hoy UASD). Fue médico muy peculiar, además de los métodos clínicos tradicionales empleaba otros métodos de diagnóstico, como era su habilidad de determinar enfermedades leyendo los ojos, por la observación de las líneas de las manos, etc.
Morillo tenía un laboratorio en su consultorio donde él preparaba algunos medicamentos, especialmente para el colorín, nombre popular de la gastroenteritis infantil. Era excelente en la preparación de vermífugos y otros remedios para los parásitos. Otra particularidad que lo hizo célebre fue su destreza en la colocación de inyecciones, las cuales lanzaba de cierta distancia.

En la década de los 50 algunos especialistas se trasladaban a San José de las Matas para ofrecer servicios médicos, entre ellos: Salomón Jorge (Cardiólogo), Elpidio Peralta (gineco-obstetra), Silvano Rodríguez (gineco-obstetra y cirujano general).
En 1967 se fundó el Sub Centro de Salud de San José de las Matas, gracias al esfuerzo de la Asociación Pro Desarrollo de la Comunidad.
La necesidad de instalar un hospital en este pueblo se venía pregonando desde unos años antes.

(Datos extraídos de Crónicas de San José de las Matas, del Dr. Piero Espinal Estévez).

Leave a Comment