La mujer sin grasa en el cuerpo sigue luchando por su vida.

Nació con una enfermedad genética muy rara que no le permite aumentar de peso.

Nació con una enfermedad genética muy rara que no le permite aumentar de peso.

Lizzie Velásquez nació en la ciudad de Austin, estado de Texas, hace 23 años. Carece de tejido adiposo, lo que significa que no tiene grasa en el cuerpo, por lo que es incapaz de aumentar de peso. La chica tiene que comer cada 15 minutos para seguir viva. Consume entre 5.000 y 8.000 calorías diarias, mientras que lo recomendable para una persona que no realiza un gran esfuerzo físico son unas 2.000 calorías. Come hasta 60 veces al día y suelen ser alimentos con alto poder nutritivo, a los que los demás tienen que renunciar para no engordar, como patatas fritas, dulces, chocolate, pizza, pollo, pasteles, rosquillas, helados, y tartas. Pero con todo esto, no pesa más de 26 kilogramos a pesar de medir 157 centímetros. “Me peso continuamente y si gano medio kilo, me emociono”, cuenta Velásquez. Lizzie nació con cuatro semanas de adelanto pesando 900 gramos tras el parto y ni los médicos saben cómo logró sobrevivir. Ahora está bajo los cuidados del profesor Abhimanyu Garg del Southwestern Medical Center de la Universidad de Texas, que también estudia su enfermedad, ya que sus síntomas son muy poco conocidos y sorprendentes para toda la comunidad médica del mundo. Sólo tres personas en el planeta tienen este síndrome todavía no identificado. En el portal de YouTube hay numerosos videos dedicados a la joven, que tiene sus admiradores. Sin embargo, en la escuela la llamaban monstruo y la trataban como a un animal, reconoce Lizzie. “Soy humana, por lo que estas burlas me hieren, pero no voy a permitir que rompan mi espíritu”, asegura la chica, que ahora está escribiendo un libro sobre su vida dedicada a la lucha contra la enfermedad y por la supervivencia.

Fuente: actualidad.rt.com

Leave a Comment