Manny Ramirez no jugará con Aguilas para dedicarse a predicar la palabra de Dios

Por Enrique Rojas

Manny desiste de invernal para predicar

ORLANDO – Manny Ramírez desistió de la idea de jugar pelota invernal en República Dominicana. En su lugar, se dedicará a predicar la palabra de Dios.

 ”Estoy en la iglesia y tengo algunos proyectos”, dijo Ramírez a ESPNdeportesLosAngeles.com sobre las razones que motivaron a que desistiera del plan de jugar con Águilas Cibaeñas en la próxima temporada invernal.

 ”Mi esposa y yo nos graduamos de líderes de la iglesia y vamos a tener nuestro propio grupo en la casa… trayendo personas a la casa, hablándole de la palabra”, dijo.

 Ramírez, quien jugó con Águilas por tres temporadas al principio de su carrera — la última vez en 1994-95 — ha estado entrenando con su compatriotaMiguel Tejada en Miami desde que ambos solicitaron sus licenciamientos de ligas menores a Oakland y Baltimore, respectivamente, con el plan de ponerse en forma para el invierno.

 ”Manny y yo estamos trabajando para no perder la forma, pero también para integrarnos a las Águilas desde temprano”, dijo Tejada la semana pasada a ESPNdeportesLosAngeles.com. Sin embargo, Ramírez cambió de idea.

 ”Estaba bien emocionado, practicando con Tejada, pero tengo unos proyectos que tengo que terminar”, dijo Ramírez, quien admite que sigue esperando otra oportunidad para regresar a las Grandes Ligas.

 ”Voy a seguir entrenando, bateando y si me llaman el próximo año jugaré. Claro que puede venir un equipo y llamarme, todo lo dejo en las manos de Dios”, dijo Ramírez, quien batea .312 con 555 jonrones y 1,831 impulsadas en 19 temporadas en las Grandes Ligas.

 Dos suspensiones por violar el programa de sustancias de las ligas mayores, sin embargo, sacaron a Ramírez del escenario en abril del 2011. Oakland lo firmó con un contrato de ligas menores este año, pero el pelotero solicitó darse de baja cuando no fue convocado al equipo grande en junio.

 ”Voy a seguir bateando y entrenando, pero lo más importante para mí ahora es estar con mi familia y dedicarle tiempo”, dijo Ramírez, de 40 años. “Descarto jugar pelota invernal, me he puesto a mirar el cuadro completo. He decidido entrenar mis hijos en bateo, en sus ligas, atender mi familia y la iglesia”, agregó.

Fuente: ESPNDeportesLosAngeles.com

Leave a Comment