Lincoln López

Cultura Viva: «Querido hermano blanco», por Lincoln López

A los caídos en el mundo por causas raciales

 

Una parte importante de la población mundial, integrada por personas de diversas edades, clases y razas han salido a las calles desde sus respectivos países para protestar activamente contra la discriminación racial, que tuvo lugar en Minneapolis (Minnesota), cuando autoridades policiales norteamericanas ejercieron violencia criminal en el grado de homicidio, contra un ciudadano de color negro.

Se pierde en el túnel de la historia humana el origen de este mal social y aunque diversas hayan sido sus raíces: étnicas, religiosas, económicas, políticas, soy de los que simpatizo con aquellos pensadores sustentadores del criterio de que el racismo se hace; por ende, no nace con el individuo. Es decir, no es congénito del humano rechazar a alguien por el color de la piel. En cambio, se fanatiza con discursos pasionales e irracionales a una o varias personas para que ellas defiendan ciegamente esas creencias.

El racismo surge de una idea prejuiciada (negativa e inacabada), pasa a ser una teoría, luego es convertida en discurso y de ahí se transmite a los demás. El hecho de aplicar esa ideología irracional sobre las víctimas, es lo que recibe el nombre de discriminación.

La lucha a favor y en contra del racismo ha sido larga y trágica. Mucho se avanzado por evitarlo, pero los recientes acontecimientos nos dicen que falta mucho más por hacer. Actualmente la UNESCO en La cátedra de la UNESCO de Estudios Interculturales, a través de un ensayo titulado: “¿Qué se puede hacer para evitar el racismo?” escrito por Fernando Fernández, concluye proponiendo básicamente: “El respeto a las diferencias y por la sensibilidad que expresa”.

Algo parecido anhelaba Léopoldo Sédar Senghor, el poeta de las “negritudes” precursor de ese movimiento literario de los años 30 que denunciaba la exclusión por razones racistas, cuando decía: “se debe luchar por la cultura y ayudar a preservar. Todos los pueblos y culturas pertenecen a la humanidad por lo que no puede ni debe excluirse a ninguno de ellos”.

Quiero, para terminar, transcribir uno de los poemas de este reconocido poeta y estadista, así como una síntesis biográfica.

II

QUERIDO HERMANO BLANCO

Querido hermano blanco,

cuando yo nací, era negro,

cuando crecí, era negro,

cuando estoy al sol, soy negro,

cuando estoy enfermo, soy negro,

cuando muera, seré negro.

En tanto que tú, hombre blanco

cuando tú naciste, eras rosa,

cuando creciste, eras blanco,

cuando te pones al sol, eres rojo

cuando tienes frío, eres azul

cuando tienes miedo, te pones verde,

cuando estás enfermo, eres amarillo,

cuando mueras, serás gris.

Entonces, de nosotros dos,

¿quién es el hombre de color?

III 

Léopold Sédar Senghor (1906-2001). Poeta, doctor en Lengua, catedrático de gramática, ensayista, miembro de la Academia Francesa. Considerado uno de los más importantes intelectuales del siglo XX. Miembro de la Asamblea Parlamentaria  del Consejo de Europa y Presidente de la República de Senegal (1960-80).

Fundador de la revista “El estudiante negro” junto a otros condiscípulos, y en esas páginas, expresó por primera vez su concepto de la negritud. Fue el primer profesor “negro” que impartió clases de lengua francesa en Francia.  Su poesía, “esencialmente simbolista, se funda en el canto de la palabra encantatoria, se construye sobre la esperanza de crear ‘una civilización de lo universal’.

Fue investido en vida, Doctor Honoris Causa por más de 35 Universidades: Sorbona, Harvard, Oxford, Yale, Salamanca… Su bibliografía está compuesta por unos 20 volúmenes, clasificada en: Poesía, Textos políticos y Crítica. Su libro fundamental es “Cantos de sombra” (Poesía.1945).

About Osiris Rodríguez

Vea también

Monseñor Durán Tineo, Obispo Auxiliar

Por Felipe de Js. Colón El pasado sábado 12 de septiembre, en horas de la …

Deja un comentario

error: