Megaproyectos

La ampliación del puerto de Manzanillo y construcción de obras conexas como complejo industrial, planta de generación eléctrica, circuito de distribución de energía, depósito de gas natural y autopista de conexión, representan una de las iniciativas de desarrollo más ambiciosas que impulsaría el actual gobierno.

Con apenas tres semanas de gestión, el presidente Luis Abinader también dio el campanazo de partida para el inicio del polo turístico del suroeste o Bahía de las Águilas, otro proyecto de gran envergadura, que como el primero estaría enmarcado en la Ley de Inversión Público Privada.

Manzanillo y Pedernales han despertado interés de inversionistas nacionales y extranjeros, con algunos de los cuales se llegaron a firmar acuerdos de intención que nunca prosperaron, por lo que se requiere que el nuevo gobierno procure fijar bien los pies sobre la tierra para llevarlo a feliz término.

Esa terminal portuaria de Manzanillo daría un impulso vigoroso a la economía de la Línea Noroeste y del Cibao, al conectar su producción con los destinos de Estados Unidos y Europa, lo que también haría atractiva la construcción de una zona franca industrial, terminal de gas natural y una planta de generación eléctrica.

El presidente Abinader anunció que el Gobierno invertirá los primeros diez millones de dólares para iniciar los trabajos de ampliación del puerto de Manzanillo, que tendría capacidad para recibir barcos y buques de gran calado, aunque el conjunto de obras requiere una gran inversión que provendría de inversionistas privados.

Un escenario similar se presenta en el megaproyecto del polo turístico de Pedernales y Bahía de las Águilas, que incluye la construcción de un aeropuerto en esa demarcación, la rehabilitación de la terminal María Montez, de Barahona, así como la construcción o ampliación de autopistas y carreteras.

La inversión privada estaría centrada en la construcción de hoteles, villas y de otros proyectos inmobiliarios que ayudarían a impulsar un turismo de playa, ecológico y de montaña, por lo que de nuevo se invocaría la Ley de Inversión Público Privada, que se sustentaría en brindar a los inversionistas seguridad jurídica y ventaja competitiva.

A tres semanas de instalado, el gobierno del presidente Abinader apuesta por dos grandes proyectos, llamados a producir un salto gigantesco en el crecimiento económico y desarrollo social. Ojalá que tan desbordante entusiasmo depositado en esas iniciativas pueda convertirse en realidad, así sea dentro de cuatro años.

Fuente: El Nacional

Digiprove sealThis article has been Digiproved

About LosMatenses

Matense10Sajoma

Vea también

Juan Bosch y la agrupación literaria «La Cueva»

Apareció como medio de expresión de sus participantes y para servir de vehículo también a …

Deja un comentario

error: