21.5 C
San José de Las Matas
sábado, julio 24, 2021

#Opinión |Alternativas en el presupuesto por Guillermo Moreno (@MorenoGuillermo)

Te puede interesar

Dado el carácter global de la crisis, lejos de representar una debilidad, es una oportunidad y algo natural que RD, igual que economías más sólidas, renegocie su deuda…

El actual equipo económico del Gobierno, inexplicablemente, al elaborar el Presupuesto General del Estado, enviado al Congreso Nacional, reprodujo en mucho el esquema de presupuesto del pasado gobierno.

No es la primera vez que afirmo que los presupuestos de los gobiernos del peledé respondían, por un lado, a la visión neoliberal que instauraron en la economía –con lo cual se ganaron el apoyo y complicidad del gran empresariado– y por otro, contenían obras públicas no prioritarias y sobrevaluadas, altos salarios, prebendas, dispendio y asistencialismo que posibilitaban el clientelismo, el enriquecimiento ilícito de la casta peledeísta y su reproducción en el poder, como efectivamente hicieron de forma continua en los últimos 16 años.

Los presupuestos del peledé se caracterizaron por su carácter deficitario –y lejos de eliminar distorsiones, despilfarros y corrupción, lo que hacían era introducir parches tributarios y recurrir a la que fue su fórmula mágica: más y más endeudamiento público.

Para tener una idea clara de cómo el actual presupuesto reproduce este esquema veamos algunas de sus cifras. Su monto en números redondos es de un billón treinta y siete mil ochocientos millones de pesos [RD$1,037, 842,322,704]. Para sustentarlo se estimaron recaudaciones por valor de setecientos cuarenta y seis mil trescientos trece millones [RD$746,313,835,551] lo que supone un déficit de doscientos noventa y un mil quinientos veintiocho millones [RD$291,528,487,153]

Acerquémonos aun más a estas cifras del presupuesto. De lo proyectado a recaudarse, el 60%, equivalente a trescientos cuarenta y cinco mil quinientos doce millones de pesos [RD$345,512,666.807], corresponde a impuestos al consumo de bienes y servicios. En contraste con esto, por concepto de utilidades y ganancias de capital el aporte al presupuesto es de ciento setenta y ocho mil quinientos cincuenta y siete millones de pesos [RD$178,557,572.335], que representa apenas el 32% de las recaudaciones.

Respecto de la otra fuente de financiamiento de estos presupuestos deficitarios, año tras año, el pago del servicio de la deuda representa partidas por encima de más de una docena de ministerios y la deuda lejos de disminuir, aumenta. En la actualidad equivale a más del 60% del PIB.

El actual gobierno, en su primer mes, para financiar el presupuesto de 2020 tomó el camino fácil y emitió bonos soberanos por valor de US$4,200 millones, sin explorar otras alternativas y sin adoptar severas medidas para adecentar el gasto público de los niveles de despilfarro en que lo dejó el peledé. Pues bien, ese mismo camino se sigue en el proyecto de Presupuesto General del Estado, proyectando más endeudamiento por valor de 291 mil millones de pesos. A su vez, por servicio de la deuda en el 2021 se pagarán 146 mil millones de pesos. Es decir, estamos atrapados en un círculo vicioso: tomamos deuda para pagar deuda y cada vez la deuda pública es mayor.

Es lamentable que el actual gobierno, en su primer proyecto de Presupuesto General del Estado haya reproducido el esquema de presupuesto del peledé. Lo importante es que hay alternativas que solo requieren de voluntad política para impulsarlas en la reformulación del presupuesto.

GASTOS TRIBUTARIOS. Se refiere al monto de ingresos que el Estado deja de percibir en razón de un conjunto de exenciones y exoneraciones tributarias. En el proyecto de presupuesto éstas representan la suma de RD$217 mil millones de pesos. Para tener una idea veamos 5 de los sectores beneficiarios. Sector zona franca, para el presupuesto de 2021, por exenciones y exoneraciones que les concede el Estado, dejarán de pagar RD$28,308 millones; los generadores eléctricos, no pagarán RD$11,596.4 millones; el sector turismo: RD$6,337.5 millones; importadores de vehículos RD$4,424.3 millones; las empresas mineras RD$3,698.3 millones. Frente a la crisis es mandatorio revisar una por una estas partidas y eliminar los gastos tributarios que ya no se justifican y reducir otros.

REVISAR CONTRATOS MINEROS. Es necesario que el Estado se aboque a una revisión de todos los contratos mineros, en especial los de la Barrick Gold y de la Falconbridge, a fin de garantizar mayores beneficios por la explotación de nuestros recursos.

CALIDAD DEL GASTO PÚBLICO. Es un significativo gesto de desprendimiento que el presidente haya decidido donar su sueldo mensual. Pero a lo que aspiramos es a una reforma que racionalice los salarios en el Estado y elimine los obscenos sueldos de lujo que reciben los altos funcionarios; que se les ponga fin a las instituciones públicas sin funciones o duplicadas; que se acabe con las botellas y las nominillas; que haya sobriedad en el importe por gastos de representación, dietas, viajes, consultores, asesores, vehículos, reparaciones de oficinas; que se termine con la aberración del barrilito, cofrecito y las dos exoneraciones que reciben los legisladores.

RENEGOCIAR LA DEUDA PÚBLICA. Dado el carácter global de la crisis, lejos de representar una debilidad, es una oportunidad y algo natural que un país como la RD, igual que hacen hoy economías más sólidas, renegocie su deuda a fin de obtener moras o reducción de intereses, y de esa forma evitar que continuemos endeudándonos.

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias