El escape

Rafael E. Paniagua

Ese día, contemplando la playa, Benjamín descubrió su oportunidad para escapar de sus padres. Ellos no lo trataban bien: por ejemplo, le pegaban por cualquier situación.

A ellos le enojaba la actitud inmadura que tenía él. A pesar de que era un adolescente bueno, comparado con sus compañeros, entendían que a él no le preocupaba nada y vivía como si nunca se fuera a convertir en un adulto. Por ello, tomó la decisión de escapar: tomó un bote y emprendió su viaje sin rumbo. Más tarde, a pocas millas náuticas, se encontraba una enorme ballena jorobada (que estaba perdida en su trayecto hacia la costa de Samaná) y saltó a poca distancia del bote, causando que éste se balanceara y arrojara a Benjamín fuera de él. En las aguas de Barahona esto nunca se había visto.

El joven, atónito, pudo regresar a la embarcación y sintió que era una señal de que debía regresar y así lo hizo. Arrepentido, volvió a su casa y les contó a sus padres lo sucedido. Ellos dieron gracias a Dios de que no pasó nada y a partir de ahí, cambiaron su forma de tratarlo y él comenzó a actuar con mayor responsabilidad.

[email protected]

Digiprove sealThis article has been Digiproved

About Osiris Rodríguez

Vea también

Noticias alentadoras contra COVID-19

Le ha resultado difícil a la comunidad científica desarrollar vacunas y medicamentos eficaces para prevenir, …

Deja un comentario

error: