23 C
San José de Las Matas
viernes, mayo 14, 2021

Coronavirus, flexibilización, salud y responsabilidad

Te puede interesar

Se tornan preocupantes las presiones a que está sometido el Gobierno por representantes de diferentes sectores del país, para que flexibilice las medidas restrictivas, sobre todo el toque de queda, como parte del programa orientado a prevenir y controlar el coronavirus en República Dominicana.

Por encima de todo es imprescindible preservar la salud de la población, debido a que   la sanidad es determinante para que las personas se incorporen a las actividades productivas y contribuyan con el crecimiento de la economía, el bien común y el desarrollo integrado de la sociedad.

Gobernantes y gobernados deben actuar con responsabilidad, disciplina y tener conciencia sobre la importancia de unir fuerzas, energías y voluntades para sujetar su accionar en normas rigurosas que permitan frenar la expansión de la pandemia COVID-19, porque solo de ese modo es posible proteger a los dominicanos de esa terrible enfermedad, en vista de que todavía no hay vacunas autorizadas para precaver y curar el virus que ha causado a nivel mundial 61 millones de contagios y más de dos millones de muertos.

Hay que actuar con moderación y aprender a convivir con el coronavirus, lo que implica que la sensatez regule el comportamiento de la gente, por tal razón, no debe haber desesperación para  impulsar una reapertura sin controles, porque se podrían derivar consecuencias fatales.

Es inaceptable la sugerencia de padres y  EDUCA para que las autoridades sustituyan la docencia virtual y a distancia por la presencial, puesto que es un gran riesgo concentrar en las escuelas, colegios y liceos a casi tres millones de estudiantes porque se propiciaría un ambiente para la propagación masiva de la COVID-19 y eso gene­raría una catástrofe.

Autoridades de Israel, Estados Unidos, España, Italia y otras naciones abrieron los centros educativos y se vieron obligadas a cerrarlos en 15 días, a causa de un rebrote masivo de la afección que mantiene a la humanidad sumida en una coyuntura crítica.

También, es alarmante clamar por la suspensión del toque de queda en Navidad y Año Nuevo; ese es otro peligro, por lo cual, el Gobierno debe sostener las acciones en la búsqueda de detener y eludir el coronavirus, a fin de proteger a los dominicanos del virus.

Si con el protocolo sanitario, uso de mascarillas, el estado de emergencia, prohibición de circulación de las personas y tránsito vehicular desde las nueve de la noche hasta las cinco de la madrugada de lunes a viernes y los fines de semana de 7:00 p.m. a 5:00 a.m., se realizan fiestas clandestinas, se organizan peleas de gallos, se aglomeran multitudes y se desafían a los agentes policiales; sin limitaciones se produciría un pandemónium y los contagios se multiplicarían de manera vertiginosa.

El Gobierno no puede ceder a las peticiones desacertadas, por el contrario, debe afianzar el combate a la COVID-19 por la  salubridad de las familias dominicanas; esa es la tarea prioritaria de las autoridades frente a la dramática  realidad que perjudica al pueblo.

¡Qué se prolongue, pues, la restricción por la paz y la salud de la población!

Fuente: La Información.

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias