26.1 C
San José de Las Matas
martes, agosto 3, 2021

¡La envidia: Un cáncer incurable!

Te puede interesar

“Un envidioso jamás perdona el mérito” Pierre Corneille (Dramaturgo francés)

Que es la envidia? La envidia es un sentimiento o estado mental en el cual existe dolor o desdicha por no poseer uno mismo lo que tiene el otro, sea en bienes, cualidades superiores u otra clase de cosas tangibles e intangibles.

La Real Academia Española (RAE)  la ha definido como tristeza o pesar del bien ajeno, o como deseo de algo que no se posee.

La Envidia es considerada por la Iglesia católica como un pecado capital porque genera otros pecados; el término «capital» no se refiere a la magnitud del pecado sino a que da origen a muchos otros pecados y rompe con el amor al prójimo que proclama Jesús.

Es difícil entender que independiente de lo humano (porque pensamos), que hemos adquirido una profesión o no, que estamos en un medio empresarial, religioso, político, deporte, universitario, social o científico, ¡Existe la envidia!

Saben qué? ¡Nunca le he tenido miedo! La razón es que nunca hemos aspirado a pretensiones que no puedo alcanzar. Somos firmes en nuestros conceptos y preceptos. Agradezco a Dios todo lo que he alcanzado. Con firmeza. Esfuerzo. Confianza. Estudios constantes. Sin proponérmelos hemos  ocupado sitiales en círculos junto a intelectuales nunca soñados, con amigos que han alcanzado puestos empresariales, políticos, religiosos, sociales, en las comunicaciones nunca esperadas, y me han ofrecido su distinción.

Por eso no me extraña que cuando usted admite que puede desempeñar un cargo público o privado, no faltan los “asesores que nos dicen no sabes lo que te esperas”.

Es lo más lógico. El pensamiento del que piensa así, está sujeto a su pensamiento de que no se puede hacer las cosas bien sin, sin lastimar, corregir, derribar barreras.

Todo lo contrario. El que dirige  que está en la cima, debe saber que no todo será admiración, ni tolerancia cuando las cosas se hacen según la ética y la profesionalidad.

Lo más fácil es hacer las  cosas sin dejar estelas, sin amor,  consideración, sin las aptitudes requeridas, sin principios y sin que a nadie importe.

Así que la envidia cuando lo persiga a usted, tranquilo. ¡Siga su trayectoria!

Hay algunas frases que respetamos y creo en nos sirven de ejemplo: Moliére “Los envidiosos morirán, pero la envidia e inmortal”.-  Miguel de Cervantes expresó: “Donde reina la envidia no puede vivir la virtud ni donde hay escasez de liberalidad”

Finalmente hay una expresión que completa este artículo. Esta es la frase más contundente de Martin Lutero: “Poseo tres perros feroces: Ingratitud, soberbia, y envidia. Cuando estos tres perros muerden, la herida es muy profunda”

El autor es médico, escritor y profesor universitario

 

Fuente: La Información

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias