28.7 C
San José de Las Matas
martes, mayo 11, 2021

El agradable olor de los libros

Te puede interesar

Profesora Gladis Díaz

✍Gladis Díaz.

A propósito del Día del Libro (el pasado 23 de abril), me detuve a pensar en lo importante que es la literatura infantil. Con ella, los niños desarrollan a temprana edad su creatividad, su comprensión, su vocabulario y, lo más importante, el amor por los libros. Me permito contarles mi experiencia: mi hijo Rafael Elías era feliz con los libros que le regalábamos y, en especial, le encantó uno que le obsequió su padrino. Se titulaba El ratón Pérez y era su preferido. Como Rafa creía que siempre aparecerían monedas después de la pérdida de sus dientes, nos tocó financiar su ilusión, más de una vez.

Por otra parte, en el caso de Gabrielle Marie, mi hija, ella siempre ha seleccionado sus libros (desde que tenía tres añitos) por estas tres características: que fueran grandes, con ilustraciones coloridas y que se refirieran a fantasías (especialmente, princesas). Luego, le llamaba mucho la atención los que ella misma podía leer y, ahora, es ella quien me los lee. Me encanta ver cómo lo disfruta. Un día, su papá le descargó en su tableta una serie de cuentos infantiles, muy interesantes, pero ella le manifestó: “Papi, los cuentos digitales están muy bien, pero prefiero los libros que puedo oler”. Fue sensacional ver cómo mi niña, ahora con seis años, ya tenía pasión por la lectura y, sobre todo, me llamó mucho la atención este nuevo detalle: le atraía la fragancia del libro. Y esta es una buena pregunta: ¿por qué los libros huelen tan rico?

“Al pasar las páginas de un libro se libera un olor inconfundible. Los libros nuevos emanan una mezcla de cientos de compuestos químicos volátiles procedentes del papel, la tinta y los adhesivos utilizados para su fabricación, pero no suelen ser detectables o tan agradables como en el caso de los ejemplares viejos. La esencia que liberan los libros viejos es más compleja y especial” (tomado de https://www.elindependiente.com/futuro/2018/05/01/el-perfume-de-los-libros/). Y una vez fijo, en la memoria de los niños, el olor del libro se transforma en un sentimiento de pertenencia y despierta la curiosidad por lo que ha de suceder: es como si las ideas tuvieran perfume y los niños se impregnaran de él. De este modo, ellos podrían dar paso a la creatividad (incluso producir sus propios cuentos), remontarse a hechos e historias fascinantes y vivir, realmente, en un mundo imaginario. Gabrielle Marie vio un libro, en el instituto de inglés, que atrajo su atención. Lo leyó de una sentada, pero se pasó todo el fin de semana repitiendo su lectura en voz alta. No nos dio tregua: se aferró a él por varias semanas.
Una literatura infantil apropiada (edad, interés, formato…) es una de las claves para introducir a los pequeñines en la maravillosa galaxia de los libros. También debemos animarlos a que ellos elijan lo que desean leer, aunque se les proponga un abanico de posibilidades: sobre todo, que puedan elegir libros con olor de aventura. En conclusión, como ya sabemos, se puede leer por disfrute y por placer, para desarrollar la comprensión y la creatividad, para aprender, para sumergirse en la fantasía, para adentrarse en la realidad… Pero lo más importante es dejarse impregnar por el aroma del libro, y de sus ideas, para que nos transporte hacia su profundidad. Tal como afirmaba Emily Dickinson: “Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”.

Santiago, 25 de abril de 2021
La autora es profesora en el Nivel Inicial del Colegio de la Salle.

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias