19.7 C
San José de Las Matas
lunes, diciembre 6, 2021

Editorial del diario La Información: «Vacunas chinas y necesaria reflexión»

Te puede interesar

El gobierno dominicano, a través de la Vicepresidente de la República, ha anunciado la llegada de dos millones de dosis de vacunas procedentes de China. Con ese lote de vacunas el país podrá redoblar sus esfuerzos para vacunar al menos más de dos mi­llones de personas, especialmente de la llamada población vulnerable.

De esa manera el gobierno avanza en el combate de la pandemia del coronavirus, la cual pese al buen manejo de la misma por parte de las autoridades sanitarias, sigue presente trastornando la vida de los dominicanos, quienes muestran señales de agotamiento y desobediencia frente a la terrible enfermedad.

El logro de este importante cargamento habla bien de la capacidad de gestión de nuestras autoridades, pero también hay que resaltar el espíritu solidario del gobierno chino, al facilitar la llega al país de esos dos mi­llones de dosis de su vacuna, lo que permitirá que nuestra gente siga avanzando en el combate de la pandemia.

Y al resaltar la solidaridad china hay que señalar que marca una diferencia notoria con los grandes países donde operan las grandes empresas farmacéuticas propietarias de las marcas de vacunas, las cuales no obstante el gobierno dominicano haberles pagado las facturas por millones de dosis de sus vacunas, no han cumplido sus compromisos con el país, al decidir acaparar las vacunas para reservarlas para las poblaciones de esas naciones por encima dos o tres veces de lo necesario.

Esa situación asimétrica pone de relieve la necesidad que encara la humanidad de reflexionar sobre el sistema socioeconómico global vigente, el cual pone el interés particular de las grandes corporaciones empresariales, en este caso de las farmacéuticas, muy por encima del interés y necesidad de la humanidad, vio­lando todo el sentido de solidaridad y de equidad al echar por el suelo el componente ético que debe primar en los intercambios internacionales.

Esas corporaciones y su comportamiento frente a una pandemia que azota a todo el mundo por igual, confirma el predominio en la globalización de lo que el Papa Juan Pablo II llamara el “capitalismo salvaje”, consecuencia de la doctrina económica neoliberal, concentradora de la riqueza, explotadora del trabajo y devastadora de la naturaleza.

La pandemia del coronavirus abre, pues, la necesidad urgente que tiene la humanidad de una seria reflexión sobre ese sistema económico mundial y mejor aun sobre la imperiosa necesidad de su reforma profunda, de ma­nera que se propicien directrices y políticas globales que hagan sustentable la vida de la gente en el mundo, así como la vida del propio planeta amenazado por los intereses especiales que germinan de una economía sin regulaciones, donde florecen las leyes objetivas de un capitalismo  “sin rostro humano’’ y que se traducen en el monopolio que ejerce una minoría sobre toda la humanidad.

­

¡Vacunémonos y refle­xionemos!

 

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias