26.1 C
San José de Las Matas
martes, agosto 3, 2021

¡El peligro del ruido en los dominicanos!

Te puede interesar

“La única forma de regenar el mundo es que cada uno cumpla con el deber que le corresponda”

Charles Kingsley


Frank Espino

Dr. Frank Espino 

A todos nos ha pasado, que nos invitan a una fiesta,  ya sea profesional, graduación, bodas, cumpleaños de cualquier índole y nos ha tocado sentarnos cerca  a  enormes bocinas. Esto hace que muchos que nos afecta la subida  de la música, optemos por irnos lejos de las mismas.

¡Muchos de los que manejan estos instrumentos parlantes, no entienden ni les merece consideración, cuando se le solicita moderación al subir el sonido! Como están acostumbrados es posible sus oídos hayan perdido la capacidad de oír adecuadamente por el  alto  sonido que  manejan en cada evento.

Aquí todo es una exageración en los ruidos. Es más yo  creo que el dominicano tiene una enfermedad  que se llama “Bocinitis aguda” Si quiere comprobarlo, cuando cambia un semáforo no tarda una microfracción de segundo sin que algún desaprensivo nos esté tocando que avancemos.

En cualquier avenida, callejón, sitios privados  y públicos son permanentes los abusos y violaciones a la contaminación auditiva, los  ruidos son parte de la sociedad dominicana, al extremo tal, que hablamos tan alto, que es posible que el tímpano esté tan afectado que no puede filtrar  los sonidos.

Todos los días vemos en  la prensa, la protesta  de ciudadanos exigiendo que cumpla con el silencio pues son cientos de colmadones o lugares donde  se venda alcohol, que mantienen altas las bocinas, se habla en tono que no dejan dormir a nadie, y sin embargo; no se ve la preocupación para que esto se corrija, en la mayoría de las veces.

Para personas sometidas a ruidos de niveles mayores que 60dB, las reacciones más frecuentes son: aceleración de la respiración y del pulso, aumento de la presión arterial, disminución del peristaltismo digestivo, que ocasiona gastritis o colitis, problemas neuromusculares que ocasionan dolor y falta de coordinación, disminución de la visión nocturna, aumento de la fatiga y dificultad para dormir.

Se ha comprobado que los niños sometidos a ruidos constantes y fuertes poseen unos niveles más elevados de tensión arterial que aquellos que no lo están y que este estado suele continuar con la madurez, posibilitando un mayor índice de enfermedades cardiovasculares.

¡Debemos  iniciar una campaña masiva para la salud auditiva a nivel nacional!  Si seguimos como vamos, donde tocar una bocina de automóvil, guaguas anunciadoras, vendedores ambulantes, los mouflers de los vehículos, el alto sonido de bocinas en las fiestas, restaurantes, escándalo en cualquier esquina, donde el ruido  es la norma de República Dominicana, donde no se respeta áreas hospitalarias, centros geriátricos ni pediátricos, sencillamente: ¡Seremos en poco tiempo, un país de sordos!

El autor es médico, escritor  y profesor universitario

Fuente: La Información

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias