20.4 C
San José de Las Matas
miércoles, diciembre 1, 2021

#CulturaViva: «Los zapateros prodigiosos santiagueros», por Lincoln López

Te puede interesar

Lincoln López

¨La zapatera prodigiosa¨ es el nombre de una obra teatral original del gran dramaturgo y poeta español Federico García Lorca (1898-1936). Catalogada como una farsa violenta, dividida en dos actos; fue estrenada en el Teatro de la PUCMM en 1985, y, dirigida por este servidor. El  personaje principal de la obra no tenía por oficio ser ¨zapatera¨, simplemente era la mujer del zapatero.

Hago una paráfrasis de aquel nombre para rotular este artículo y relatar lo sucedido en esta ciudad,  según lo expresara en su discurso el Arq. J. A. Hernández en 1996 en el Gran Teatro del Cibao. En ese hecho, jugó un  rol artístico muy importante, un grupo de zapateros santiagueros, seguramente operaban en el barrio de Los Pepines y áreas cercanas.

Santiago se había fortalecido económicamente  para el final del siglo XIX, aún con una población muy escasa, quizás de catorce mil almas. Importante fue su producción de tabaco y ron, ganadería y frutos para la exportación. Ese crecimiento  se reflejó en la vida educativa y cultural. En el primer renglón, existían varias escuelas y colegios de distintos niveles y especialidades.

En la parte cultural, la ciudad contaba con 2 bibliotecas públicas, 3 imprentas, 8 periódicos, 2 fotógrafos, 42 músicos, locales para teatros, y, la presencia “masiva de pequeños negocios de zapatería”…

Por su cercanía con Puerto Plata, Santiago con ese progreso económico y cultural, atrajo a compañías teatrales, circos…de diferentes nacionalidades…que iban en barco de un continente a otro, y, de paso, pernoctaban unos días en aquella ciudad norteña.

Así empezaron a llegar algunas de esas compañías a Santiago. En 1881, ¨la ciudad vio por primera vez la compañía de ópera Grilés y Alguieres, italiana…para ejecutar obras de la talla de La Traviata, Rigoletto¨… según expresa don Arturo Bueno en su libro ¨Santiago quien te vio y quien te ve¨ (pág. 257). Colección Bibliófilos.

Cuenta la tradición familiar que en una ocasión llegó a esta ciudad una compañía italiana de ópera, o sea, ese género teatral en que todos sus parlamentos son cantados; de inmediato empezaron los aprestos para completar el elenco faltante, pues por razones económicas, esos grupos viajaban con un personal artístico básico.

Los músicos aparecieron sin dificultad, pero faltaba el coro y algunos actores, pero el problema consistía, que todos debían cantar en italiano. Y, saben ustedes amigos lectores, ¿quiénes suplieron ese recurso especializado?: Pues, los zapateros de Santiago, que cantaban aquí esas obras en italiano desde su lugar de trabajo o en convites sociales. Así era el nivel cultural de esos  artesanos en aquella época, ya perdida.

Vale decir que la función de una ópera clásica, resultó un éxito. Parte de ese mérito corresponde al ¨coro provisional¨  compuesto por sencillas y talentosas gentes del pueblo que fueron “los zapateros prodigiosos santiagueros”.

«Este contenido fue publicado primero en el periódico La Información. Clic aquí para leer en la fuente origina

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias