17.5 C
San José de Las Matas
martes, enero 25, 2022

En la Lidom hacer swing es más efectivo que tocar

Te puede interesar

Béisbol Data desmonta con estadísticas las interrogantes.

Irritante para cada vez más seguidores del béisbol que los ven como regalar outs, un recurso necesario en una liga de escaso poder para otros, el toque de sacrificio para mover a los corredores enfrenta en la Lidom en agrias discusiones a puristas y abanderados de los datos como argumentos para justificar posiciones. 

En la fase regular del torneo actual, mientras solo se conectó 0.86 jonrones por juego (104 en 120 choques) hubo 27 encuentros que fueron definidos por una carrera, con Gigantes, Estrellas y Tigres envueltos en 11, cada uno. En ese escenario se definió la clasificación de los cuatro equipos, de ahí la importancia de producir y administrar las herramientas.

En Grandes Ligas hace rato que la información extraída del Big Data, el incremento de los cuadrangulares y cambio en la mecánica de hacer swing desde finales del siglo pasado lo redujo a la intranscendencia (0.16 por juego en 2021).

Ante el debate recurrente, el sitio beisboldata.com presentó unos gráficos en sus redes sociales que, en todos los escenarios, pone en desventaja a quienes favorecen el toque.

Tomando las estadísticas de los últimos 10 campeonatos, hubo 170 toques de sacrificios para empatar o ganar partidos a partir de la séptima entrada cuando se estaba debajo por una carrera. De ellos, en 70 ocasiones se logró el objetivo para igualar (41.2%) y en 54 para triunfar (31.8%). Es decir, la apuesta fue exitosa en un 73% de las veces.

A nivel del partido en general (partido completo en 10 años), de 1508 toques de sacrificio que lograron avanzar al corredor en las bases hubo 776 casos donde el corredor finalmente anotó, para el 51.5%. Cifras altas en un juego donde quien acera tres hits cada 10 turnos es un promedio elevado.

¿Y qué pasó al no tocar?

El sitio creado por un grupo de aficionados al béisbol con gran expertise en la ingeniería e informática explica que, a partir de la séptima entrada, de 298 oportunidades de toque de sacrificio no utilizada la efectividad fue mayor.

En 150 ocasiones se consiguió la igualdad (50.3%) y en 120 se ganó el partido (40.3%), es decir, que se alcanzó el objetivo en el 90.6% de las veces.

La información estadística recabada y sometida a la ecuación revela que un jugador en la primera base sin outs tiene un 0.79% de probabilidades de anotar. Si se mueve a la intermedia con un out desciende a un 0.61% y si se produce el segundo out entonces baja hasta el 0.25%.  l

En el caso del corredor llegar a la intermedia sin out tiene 1.04% de probabilidades de pisar la goma, pero si se entrega ese out se reduce a 0.88%. Incluso, cuando un equipo ha colocado hombres en primera y segunda sin out las probabilidades de anotar llegan a un 1.40% y al entregar un out se reducen casi a la mitad, al 0.84%.

Fuente: Diario Libre

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias