Juan Marichal, 191 victorias en la década del ’60

El derecho tuvo al menos seis temporadas con 20 ó más victorias.

La década del ’60 a pesar de la escasa comunicación diaria con los partidos y jugadores de Grandes Ligas en nuestro país, y el ausentismo total en 1965, nos obligó a realizar todos los amarres posibles para seguir este pasatiempo.

Los cinco grandes cambios en el béisbol durante los 60s, fueron, la expansión de 1961 y 1969, el crecimiento del poder de la televisión, la aparición de la grama artificial en 1965, la reducción de la altura del montículo de lanzar en 1969 y la aparición del Draft para jugadores amateurs en 1965.

El mejor brazo entre los jardineros fue el de Roberto Clemente y el peor el de Tito Francona.

Tommy Davis produjo más carreras que nadie en un año con 153 en 1962, Hank Aaron con 1,107 en la década.

El corredor más agresivo lo fue Frank Robinson, el más rápido, Willie Davis, el más lento Boog Powell.

El pitcher de mejor control y más ganador en la década con (191) fue el montecristeño Juan Marichal. En 1963, 25-8; 1964, 21-8; 1965, 22-13; 1966, 25-6; 1968, 26-9 y 1969, 21-11.

Marichal figura entre los 100 del ranking de ESPN en el escalón 74. Su récord de por vida fue de 243-142, con 244 juegos completos y efectividad de 2.89.

El jugador que más bases robó fue Maury Wills, en 1962 tuvo 104 y en la década 535.

El mejor cuerpo de lanzadores, se considera que fue el de los Dodgers de 1966 y de los mismos Dodgers pero de 1962, la mejor ofensiva.

Rick Monday se convirtió en el primer jugador seleccionado vía Draft Amateur.

Denny McLain fue el último (hasta hoy) en ganar 30 o más juegos en una temporada (31).

Se construyeron nuevos estadios, Candlestick Park de San Francisco, Dodger Stadium, Shea Stadium en New York, Astrodome en Houston, Fulton-County Stadium en Atlanta, Anaheim Stadium, Busch Stadium en San Luis y San Diego Stadium.

Aparecieron y se popularizaron las guantillas para empuñar el bate.

También en los 60s se caracterizaron por el dominio los lanzadores sobre el bateo. Bob Gibson, con los Cardenales cerró con 1.12 de efectividad.

El pelotero que alcanzó el más alto salario fue Willie Mays, en 1969 ganó $145,000 dólares.

La década del ’60 trilló el sendero para que muchos dominicanos nos contagiáramos con el virus del béisbol de las Grandes Ligas.

Fuente: Diario Libre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *