26.4 C
San José de Las Matas
martes, mayo 17, 2022

Huelga impertinente

Te puede interesar

El paro de labores docentes llevado a cabo por la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), constituye una acción improcedente, no solo porque afecta la marcha normal de las escuelas y colegios, perjudicando a la población estudiantil, sino porque el país está saliendo de una pandemia que alteró el normal desenvolvimiento de la escuela dominicana.

TE PUEDE INTERESAR: ADP San José de las Matas puso a temblar las oficinas del Distrito Educativo 08-01

Todavía no se conoce el daño que sufriera el proceso de enseñanza y aprendizaje bajo la modalidad virtual que se tuvo que improvisar para que el sistema escolar pudiera funcionar en medio de la pandemia.

La docencia presencial aun no bien se estabiliza cuando los maestros de la ADP deciden un paro en reclamo de un aumento salarial, que sorprende a la comunidad educativa nacional, paralizando la docencia, sin que existan las motivaciones que la justifiquen, sobre todo cuando a partir del 4 % para la educación, los maestros han recibido varios aumentos de salarios que le ha elevado sus ingresos por encima de la mayoría de trabajadores del sector público.

La sorpresiva decisión de la ADP no solo perjudica a los estudiantes, sino que contribuye a que la educación dominicana sea una de las más deficientes de Las Américas y del mundo, como lo han comprobado los estudios y evaluaciones internacionales que nos colocan en los peores lugares en calidad de la educación.

Uno de los factores que contribuyen a esa mala calificación en educación, lo constituye la deficiente formación de los docentes, los cuales parecen preferir asumir como misión las aspiraciones gremialistas políticamente manipuladas, que orientarse por superarse para llegar a ser agentes entrenados para cualificar el proceso educativo.

Esa orientación negativa distorsiona el rol del docente, el cual también se distorsiona por la gravitación de la política partidaria dentro de los gremios profesionales, tal como ha sucedido con la ADP.

Esa mala influencia de los políticos, al politizar a los gremios, también contamina al gremio magisterial, el cual pone en evidencia su nivel de inconciencia colectiva al disponerse a poner en riesgo la formación de los estudiantes que han de ser, como se decía, el futuro de la patria.

El aumento salarial es una aspiración legítima de los docentes como parte de los trabajadores, pero hay que saberla canalizar, sin que se ponga en riesgo la docencia y la calidad de la educación, para que ésta sea en verdad un factor del desarrollo y no una barrera que lo obstaculice.

¡Qué los docentes depongan su actitud!

Fuente:  ©La Información. 

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias

error: Content is protected !!