24.7 C
San José de Las Matas
sábado, noviembre 26, 2022

AUDITORÍA MUESTRA QUIEBRA DEL BANCO CENTRAL

Te puede interesar

Faustino Collado

La reciente auditoría realizada al Banco Central (BC), que cubre los años 2020 y 2021, hecha por la firma internacional KPMG, muestra la ficción de sus estados financieros y cómo este banco emisor y regulador del sistema monetario y financiero está quebrado. Además de haber fracasado en su objetivo básico de mantener la estabilidad de precios.

Su balance general al 31 de diciembre de 2021 presenta una pérdida en su patrimonio de 70 mil millones de pesos (RD$70,763,922,121) y deudas que se acercan al billón de pesos, y otras en dólares. Ya al 2005, por las malas y corruptas operaciones en el turismo, la Rosario y salvamentos bancarios las pérdidas del BC ascendieron a RD$201,534 millones. De ahí a esta parte el Banco se ha entrampado en un callejón sin salida que perjudica a millones de dominicanos y dominicanas.

Solo en valores emitidos (títulos, letras o bonos) el BC debe a bancos y particulares la astronómica suma de 734,148 millones de pesos, a vencerse entre 2021 y 2028, por los cuales pagó en 2021 de intereses y capital la gran suma de RD$75,326 millones, pero que, según la auditoría de KPMG, tenía vencidos otros RD$20,699 millones. Casi 100 mil millones de pesos, que serán más en 2022, es lo que le ha financiado el pueblo al BC, y cuyos beneficiarios principales son los ricos y sus bancos comerciales.

¿Cómo paga el BC cada año esos intereses y principal, que como refleja la auditoría en 2021 llegaron a 97 mil millones de pesos? Endeudándose más. Cogiendo prestado para pagar préstamo, y reduciendo su patrimonio. Es una bola de nieve que en 2021 agregó certificados de deuda por 41,400 millones de pesos, y que en 2022 será mucho más.

Seríamos injustos si toda la responsabilidad de esa bola de nieve o burbuja próximo a explotar se la achacáramos solo al BC. En esto están implicados todos los gobiernos, desde Balaguer (1966-1978), así como la oligarquía bancaria. Todas las quiebras bancarias, que el mismo BC y la Superintencia de Bancos han tolerado o sido cómplices, han agregado pasivos, hasta las mayores quiebras de 2003 y siguientrs. La deuda o capitalización del BC debió ser cubierta por los gobiernos entre 2007 y 2017 (Ley 167-07), pero ninguno ha cumplido, y hoy esa deuda del gobierno con el BC asciende a la suma de RD$ 554,078 millones.

Esa es la razón principal de la quiebra del BC, que, como dijimos debe 734,148 millones en certificados emitidos, más deudas con el FMI; deudas con los bancos por los depósitos recibidos en pesos y dólares que pagan intereses, fuera del encaje legal. En total, los pasivos o deudas o compromisos del BC ascendieron al 31 de diciembre pasado a un billón 712,829 millones de pesos.

Se podría decir que esos pasivos se compensan con los activos o teneres, lo cual fuera cierto si la economía del BC fuera sana, si el negocio estuviera en marcha, pero no es así. Y no es así, porque en los activos del BC figura una cuenta por cobrar al gobierno por 554,078 millones de pesos, que representan el 33% de esos activos, y que el BC no va a recuperar porque el gobierno no lo va a pagar. A lo sumo, los gobiernos aportarán sumas pequeñas a esa gran deuda y la bola de nieve seguirá creciendo.

El BC, además, contribuye con su quiebra con otras prácticas ni sanas ni santas. Entre estas pueden citarse la excesiva emisión de dinero para inducir un crecimiento irreal de la economía, que en 2021 fue de 245 000 millones. Esos pesos «valdesianos» emitidos de más lo captan los bancos y vuelven al BC como depósitos adicionales que reciben intereses. En 2021 esos depósitos remunerados en el BC ascendieron a 118,000 millones de pesos y dólares equivalentes a 80,000 millones de pesos, por los cuales se pagó más de 5,000 millones de pesos; por litis judiciales el BC perdió otros 70,000 millones de pesos, lo que significa que peleó mal; de igual modo, llama la atención el programa de préstamos personales a sus empleados que en 2021 ascendió a 6,184 millones, programa de dudosa legalidad, pues no es parte de las competencias del BC, de acuerdo a los artículos 9, 15 y 16 de su ley 183-02; agreguese los sueldos de muy alto lujo y gastos excesivos de una institución que está quebrada.

Esa situación no puede seguir así, pues el pueblo paga un alto costo por ese Banco Central. Hay que hacer una transformación completa para achicar al BC, impedir que enriquezca a los dueños de lo bancos y que manipule la circulación monetaria. Esa transformación empieza escogiendo una Junta Monetaria que represente a los trabajadores, profesionales, pequeños y medianos empresarios. Ese futuro no está lejos.

¡Y habrá patria!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Publicaciones recientes

error: Content is protected !!