Juan Núñez Collado

Juan Núñez Collado.

¿Qué se entiende por música urbana hoy?

La música urbana se puede definir como un fenómeno cultural  que, nos guste o no, es una realidad patente que miles de jóvenes y no tan jóvenes  la escuchan y adoptan como un medio de difusión “normal” entre comillas, porque desde el punto de vista de la Sociología como ciencia del comportamiento colectivo, en la sociedad dominicana hace mucho que lo anormal de ha convertido en norma.

Podemos ilustrar esta realidad con el ejemplo del uso y abuso de los recursos del Estado para favorecer personas  y grupos al margen del interés colectivo del Bien Común.

Se han hecho   norma las huelgas  de profesores y grupos político-sociales que han aportado muy poco a la búsqueda del Bien Común de la sociedad, olvidando el principio de que así como en medicina bien  aplicada  la cirugía debe ser el último recurso, en el quehacer social la huelga también debería ser la última opción, ya que se convierte en un trastorno de la paz social por la mala práctica de “estos grupos” de querer imponer su huelga  a la mayoría, siendo ellos una minúscula minoría.

El honorable Sr. Presidente, como conductor del Estado, tiene la responsabilidad y el deber,   como guardián y custodio del Bien Común,  de intervenir para que estos actores irresponsables no impongan su huelga a toda la población que quiere cumplir con su deber ciudadano de aportar al Bien Común con su trabajo honrado y creador de riquezas.

También debe exigir a la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos que cumpla con sus funciones de no permitir que se siga dañando a nuestra juventud con letras que llevan un mensaje alienante   y degradador de la dignidad de la mujer.

Hay un autor uruguayo  que dijo: “Dame las canciones de un pueblo y te diré lo que es ese pueblo”.

Si por el contenido de las letras de la música urbana nos valoraran como Nación, quedaríamos muy mal parados y el esfuerzo de crear una imagen de Marca-País está siendo echado   en cualquiera de los  vertederos que se improvisan en calles,  avenidas  y vías públicas.

Este artículo fue publicado originalmente en La Información. Haz clic aquí si quieres leer la versión original.