Reflexión en el Día del Trabajo

Dia del Trabajador - International Worker's Day in Spanish language - greeting card. Icons of woman, man, hammer, gears, fist, computer, pencil, clock inside number one in black color on white background. Vector image

Ayer se conmemoró el “Día Internacional del Trabajo” y es propicio reflexionar sobre los problemas socioeconómicos que afectan a los trabajadores dominicanos, debilidad del movimiento sindical y la falta de conciencia de clase de los obreros.

Este 1 de mayo de 2022, la fecha  halla a los trabajadores del mundo atrapados y abrumados en una profunda crisis matizada por el aumento de la tasa de desempleo, seguridad social inestable, deficiencia de los servicios esenciales e inflación.

Se trata de una  dramática realidad como consecuencia de  injusticias sociales  tradicionales como desigualdad, bajos salarios, seguros médicos  precarios, explotación laboral e iniquidad, la cual se ha agravado en los últimos dos años, debido a los efectos  de la pandemia COVID-19  y ahora por  la guerra entre Rusia y Ucrania.

Quienes venden su fuerza de trabajo en República Dominicana, también están sumergidos en un terrible estado de precariedades; no obstante, es justo reconocer los esfuerzos e iniciativas que conjugan el Gobierno Central y los empresarios en procura de mejorar las condiciones de vida y trabajo de los obreros.

La debilidad de las agrupaciones sindicales y la carencia de conciencia de clase, de otro lado,  se suman a las dificultades de los trabajadores del país, en la medida que impiden la unidad para defender sus derechos e intereses sociales y económicos, en la consecución de vivir con dignidad.

Frente a la situación crítica que padecen los trabajadores, se impone la meditación de autoridades, empresarios, líderes sindicales y los propios obreros, a fin de tomar conciencia de la importancia de articular sacrificios, energías y voluntades con el objetivo de rebasar la crisis actual y de ese modo restablecer las reales potencialidades productivas y dignificar la existencia humana.

Esos son los desafíos del momento y de ese modo recordar y honrar a los trabajadores de Chicago, Estados Unidos, quienes fueron aniquilados  el 1 de  mayo de 1886, porque pusieron en marcha una serie de protestas contra la explotación laboral, incluyendo 16 y 18 horas laborales continuas cada día,  sueldos pírricos y carencia se seguridad social; en homenaje a ellos se consagró el “Día Internacional del Trabajo”, porque murieron en defensa de sus derechos.

Corresponde, entonces, a los políticos, empresarios y trabajadores impulsar un proceso para instaurar un régimen basado en los principios de justicia social, en el campo laboral.

Este artículo fue publicado originalmente en La Información. Haz clic aquí si quieres leer la versión original.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *