25.3 C
San José de Las Matas
viernes, julio 1, 2022

Santiago e inseguridad

Te puede interesar

En Santiago, otrora ciudad apacible, tranquila y segura, ha desaparecido el hábitat agradable que garantizaba la  convivencia pacífica, debido a la delincuencia, el crimen organizado y la violencia intrafamiliar.

Resulta difícil la cohabitación de los santiagueros, porque en los últimos meses se ha desatado una oleada de asaltos, atracos, asesinatos, robos y violencia dentro de muchas familias; el panorama es aterrador y desesperante, puesto que la inseguridad atemoriza a  la población.

Por un lado, se conjugan el crimen organizado, el narcotráfico y todas las acciones delincuenciales, situación que crea zozobra e intranquiliza a la gente, pues, se teme ser víctima del “modus operandi” de los forajidos.

De otro lado, hombres matan a sus parejas y exparejas, violan a niñas y adolescentes y causan horror en su entorno; el ambiente es tenso y deprimente, en la medida que se subsiste entre sobresaltos.

Como se puede observar, la delincuencia y la violencia se articulan y se expresan en crímenes, atracos y muertes de personas ino­centes e indefensas, por tal razón, las autoridades competentes deben encarar con responsabilidad la problemática y poner en marcha programas  efectivos por la seguridad ciudadana.

Frente a la delincuencia, es urgente que la Policía Nacional cumpla con su misión de proteger vidas y propiedades; esa institución no puede permitir que los malhechores se adueñen de todos los espacios y provoquen incertidumbre.

Sin embargo, es alentadora la decisión de la uniformada, mediante la cual se ordenó  la intervención de varios sectores, porque eso podría propiciar el desmantelamiento de bandas, pandillas juveniles, mafias del narcotráfico y otros grupos que planifican las operaciones criminales.

En cuanto a la violencia, es preciso que instituciones como el Ministerio Público, Poder Judicial, Ministerio de Educación y otras instancias, asuman un plan de orientación y asistencia social en favor de las familias dominicanas, a fin de  educar y concienciar sobre la importancia de  respetar el derecho a la vida y sustituir el odio, la intriga y las agresiones por solidaridad, comprensión y fraternidad.

Tanto en la delincuencia como en la violencia influyen los problemas sociales y económicos sistémicos de desempleo, marginalidad, desigualdad, pobreza, hambre e iniquidad social, por consiguiente, se requiere de la aplicación de  políticas efectivas de Estado en busca de erradicar las raíces de ambos males y de ese modo asegurar la paz y el bienestar social.

A trabajar, entonces, por una coexistencia sosegada en el Primer Santiago de América; esa es la tarea y el deber de quienes están en el poder.

Este artículo fue publicado originalmente en La Información. Haz clic aquí si quieres leer la versión original.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias

error: Content is protected !!