21.4 C
San José de Las Matas
lunes, agosto 8, 2022

Por Pedro Mir, Poeta Nacional y por la Identidad Dominicana

Te puede interesar

Por Lincoln López

Don Pedro Mir, poeta de la patria dominicana.

“Si alguien quiere saber cuál es mi Patria…no la busque, no pregunte por ella. Siga el rastro goteante por el mapa y su efigie de patas imperfectas…” y verá como nuestro Poeta Nacional, declarado como tal por el  Poder Legislativo en 1984, Premio Nacional de Literatura en 1993 y condecorado póstumamente por el Poder Ejecutivo en 2021 por ser uno de nuestros poetas fundamentales del siglo XX, y,  por su compromiso social con los pobres y explotados.

Y verá que su portentosa obra en verso hasido conducida por el camino infame del olvido, y su osamenta, no ha sido trasladada aún al lugar que merece: el Panteón de la Patria, mausoleodonde deben conservarse los restos de los personajes destacados de nuestra historia, y, por tanto, forjadores de la Identidad Nacional.

“No pregunte si viene del rocío o si tiene espirales en las piedras o si tiene sabor ultramarino… y verá que ese poeta, ensayista, historiador y profesor, nació en San Pedro de Macorís el 3 de junio de 1931 donde cursó sus primeros estudios primarios y secundarios y ciudad donde escribió sus primeros versos.

“No la busque ni alargue las pupilas…” en los inocentes niños  y jóvenes dominicanos donde su nombre es un rumor de cinco letras de un nombre y tres de un apellido posiblemente para memorizarlo como respuesta a un ítem educativo dentro de una prueba escrita; carente del más elemental conocimiento reflexivo y mucho menos crítico para saber que en esos versos late parte de nuestra identidad…

“No quiera saber si hay bosques, trinos, penínsulas muchísimas y ajenas, o si hay cuatro cadenas de montañas, todas derechas, o si hay varios destinos de bahías y todas extranjeras. No quiera saber si  “Un país en el mundo” o un “Contracanto a Walt Whitman” o un “Amén de mariposas” para saber por estosversos: “Cuando supe que habían caído las hermanas Mirabal me dije: la sociedad establecida ha muerto”. ¿Para qué saberlo? Si no hay impresiones populares que los difundan, ni actos, ni anuncios por los medios de comunicación, quizás ni misas nacionales donde su contenido vibrante penetre en la conciencia de cada ciudadano.

Un silencio guiado para el olvido, porque tu arte es y será siempre un arte comprometido y revolucionario: “…Su puño de silencio en cada boca, su borbotón de ira en cada mueca, sus manos enguantadas en la fábrica y sus pies descalzaos en la carretera…”.

¿Dónde habrá que buscar la respuesta a ese desprecio, después de tu partida hacia la eternidad el 11 de julio del 2000?

“No, no la busque.

Tendría que pelear por ella”.

- Publicidad -spot_img

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias

error: Content is protected !!