Lecturas de los cambios gubernamentales

0
148
FIdeicomiso de Punta Catalina, tercer proyecto en el que Abinader devuelve.

Muchas lecturas e interpretaciones han generado los cambios efectuados por el presidente Luis Abinader en el tren gubernamental, pero la más socorrida establece la disposición orientada a inyectarle  purificación y adecentamiento a la administración pública.

Quienes son designados en las empresas e ins­tituciones estatales, en atención al mandato constitucional, deben asumir sus funciones con transparencia, honestidad y en ejecución de  políticas públicas eficaces con el objetivo de res­ponder a las necesidades esenciales de la población.

El jefe del Estado no está dispuesto a tolerar indelicadezas, distanciamiento de los principios éticos y valores morales, acciones irregulares y escándalos que empañen una gestión basada en el combate contra la corrupción, por tal razón, se empeña en garantizar una gestión decente, humanista y ética.

Y muestra de esto es que los funcionarios destituidos han sido cuestionados por licitaciones anómalas y otros renunciaron ante las críticas formuladas en su contra porque se autoaumentaron sus sueldos de manera exorbitante, situación preocupante.

Las señales enviadas por el Presidente son positivas, en la medida que persiguen alejar a los colaborados causantes de ruidos mediáticos y al mismo tiempo se advierte a quienes están en posiciones públicas que podrían correr la misma suerte, en caso de incurrir en los mismos  errores.

Ojalá todos los servidores públicos asimilen la lección y adquieran conciencia sobre la importancia de sujetar su conducta en buenas prácticas, principios  éticos, honradez  y en un trabajo por y para el pueblo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí