Los demócratas lo han hecho mejor de lo esperado

No es una ola republicana, es más bien una pequeña onda débil. Donald Trump no logró imponer sus particulares candidatos.

Los republicanos probablemente ganarán la Cámara de Representantes y el Senado está demasiado disputado. Este es el estado de la cuestión a medida que se van conociendo los resultados de las elecciones legislativas. En relación con lo que esperaban la mayoría de los pronósticos, lo que sugerían algunas de las encuestas y lo que apuntaban los fundamentos económicos, este es un resultado muy bueno para los demócratas. Y lo que es más importante, dadas sus ambiciones presidenciales, es un resultado horrible para Donald Trump.

Al partido del presidente casi siempre le va mal en las elecciones de mitad de mandato. En 36 de los 39 ciclos electorales desde la Guerra Civil, el partido que controla la Casa Blanca ha perdido escaños. Las únicas excepciones recientes fueron tras la destitución de Bill Clinton, cuando muchos votantes pensaron que los republicanos se habían excedido, y tras el 11-S. Con una inflación superior al 8%, los índices de aprobación de Joe Biden tan bajos como los del Sr. Trump en este momento de su presidencia y el Senado equilibrado al 50%, los republicanos deberían haber tomado ambas cámaras.

En la Cámara de Representantes, los republicanos parecen estar en camino de ganar la mayoría. Eso devolvería a Estados Unidos a un gobierno dividido, que ha sido la norma desde la década de 1960. Se esperan enfrentamientos por los cierres del gobierno, poca legislación e investigaciones inútiles sobre los negocios de Hunter Biden. Sin embargo, el hecho de que los demócratas se mantuvieran en distritos como el 7º de Virginia, donde la congresista titular es una impresionante ex agente de la CIAAbigail Spanberger, sugiere que la mayoría republicana será estrecha (un resultado que coincide con la previsión electoral de The Economist). Este resultado apunta a una onda republicana más que a una ola.

En el Senado, todavía hay un camino hacia una victoria republicana. Los republicanos podrían tomar Nevada y forzar una segunda vuelta en Georgia, alargando las elecciones hasta diciembre. Pero es un camino estrecho con obstáculos en el camino. Si los demócratas conservan incluso su escaso control actual del Senado (la relación de fuerzas es de 50:50, con el voto decisivo del vicepresidente), la administración Biden lo tendrá mucho más fácil para conseguir la confirmación de sus jueces nominados y otros altos funcionarios.

¿Qué explica este aparente fracaso de los republicanos? Deberían haberlo hecho mucho mejor: los votantes dijeron que la economía era su principal preocupación, y los republicanos golpearon constantemente a los demócratas con ataques a la delincuencia y la inmigración, dos temas en los que los demócratas parecen estar siempre confundidos.

Una de las respuestas es que las intervenciones del Sr. Trump ensuciaron a su partido con algunos candidatos horribles. En Pensilvania, el Dr. Mehmet Oz, una elección trumpiana cuya principal cualificación para el cargo era que al ex presidente le gustaban sus índices de audiencia en la televisión, ha perdido frente a John Fetterman, un candidato que sufrió un derrame cerebral a principios de año y, como resultado, tuvo dificultades para debatir con su oponente o hablar mucho con la prensa.

El Sr. Trump eligió a Herschel Walker en Georgia, un antiguo jugador de fútbol americano cuyo alejamiento de la realidad puede resultar más importante que su celebridad. Los republicanos electos mirarán el resultado y concluirán que los leales a Trump tuvieron un rendimiento inferior. Por el contrario, Ron DeSantis -el gobernador de Florida y posible rival de Trump para la candidatura presidencial republicana- ganó por 19 puntos, un margen similar al de la aplastante victoria de Ronald Reagan en 1984.

Sin embargo, centrarse en los candidatos quizás deja al propio Trump demasiado a la ligera. El Sr. Trump sigue siendo el jefe de facto del Partido Republicano y ha intentado hacer de la venganza por su derrota en 2020 su idea organizativa. Muchos votantes, incluso aquellos a los que no les gusta mucho el Sr. Biden, prefieren pasar página. Durante mucho tiempo, los republicanos elegidos se han comportado como si el Sr. Trump tuviera un poder electoral mágico. Su historial muestra una estrecha victoria en 2016 después de dos mandatos de Barack Obama -una elección, por tanto, que se habría esperado que ganara un candidato republicano genérico-. En 2018, los republicanos obtuvieron malos resultados en las elecciones intermedias, perdiendo 41 escaños en la Cámara de Representantes. Luego, en 2020, el Sr. Trump perdió frente a un candidato bastante anciano y verborreico que nunca destacó por su habilidad para hacer campaña. El poder especial del Sr. Trump está sobre la facción berserker del Partido Republicano, que tiene influencia en las primarias. Pero para el resto del electorado se está convirtiendo en lo que más ridiculiza: un perdedor.