La delincuencia arropa a República Dominicana (Imagen. Destelao.com)

Ansel Estévez Jr.

Ansel Estévez Peralta

Cada día son más los afectados por el uso intencional de la fuerza física

En República Dominicana la violencia no se detiene. Recientemente seis muertos en una balacera en Los Alcarrizos dieron una idea del tipo de violencia con la que se convive en los pueblos y de la cantidad de armas de fuegos, la mayoría ilegales, que hay en las calles.

Pero es extraño, la nota policial trajo un nuevo ingrediente: dos de los abatidos eran miembros de la Policía Nacional, a los que el cuerpo señala como parte de la banda Los Tenza, que era la que operaba en varios sectores de la provincia de Santo Domingo.

Y así es que se vive, no es sorpresa para nadie que en República Dominicana los principales actores y apoyadores de la delincuencia son los que supuestamente están para cuidar de la gente, y velar por su tranquilidad. ¿Hasta cuándo será?

La violencia y la inseguridad son obstáculos que una sociedad debe superar para alcanzar unas metas de desarrollo equitativas. Desarmar a la población civil es siempre un objetivo que se traduce en campañas más o menos efectivas, pero nada sostenibles. Y cuando los policías forman parte de las bandas, la solución se aleja todavía más.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *